Por Alejandro Basulto
25 agosto, 2020

Un dramático rescate, que se realizó ante gigantescas olas y vientos de 32 kilómetros por hora.

Ir a la playa debe ser uno de los destinos vacacionales favoritos de muchos. Un lugar ideal para divertirse, tomar sol y refrescarse durante las calurosas tardes del verano. Sin olvidar que por sobre todo desde la adolescencia, en otoño e invierno también es un buen destino, para juntarse a conversar con los amigos mientras al mismo tiempo se ven las olas rompiéndose. Mismo movimiento del mar, que en una playa en Reino Unido, la de Dorset, atrapó a un entusiasta nadador en la complejidad y el peligro de la marea.

BNPS / Emily Foote

A pesar de que de este hombre, de alrededor 30 años, intentó nadar de regreso a la orilla, los vientos de 32 kilómetros por hora eran demasiado fuertes y las enormes olas tampoco ayudaban. Fue ya, que viéndose rendido y en peligro, que empezó a agitar frenéticamente sus brazos y a gritar pidiendo ayuda. Quienes lo vieron, pensaron inicialmente que estaba saludando, para luego darse cuenta que él necesitaba ayuda y que lo rescataran. Fue en ese entonces cuando 30 personas corrieron a la orilla del agua para unirse y tomarse los brazos.

BNPS / Emily Foote

Primero intentaron lanzarle una tabla para el cuerpo y una cuerda de salvavidas, pero nada de eso funcionó. También un bañista intentó correr hacia este sujeto en peligro para rescatarlo, pero tampoco esto funcionó, siendo él igualmente arrastrado por el viento y la marea. Eran dos ahora las personas que estaban en peligro. Por lo que al grupo de personas se le ocurrió un método más seguro para salvarlos. Realizar una cadena humana, manera gracias a la que, después de dos minutos, lograron salvar a las dos víctimas, llevándolas a salvo a la arena de la playa.

“Llegamos a eso de las nueve de la mañana y este tipo había entrado y salido del agua varias veces durante la mañana. Parecía saber lo que estaba haciendo y probablemente estaba a unos 15 metros de distancia en su mayor parte (…) Alrededor del mediodía los vientos se levantaron y fue entonces cuando comenzó a luchar. Se las arregló para acercarse y estaba prácticamente en el punto donde rompieron las olas pero no pudo regresar (…) De vez en cuando había una ola extraña que le impedía regresar y terminaba agitando frenéticamente en busca de ayuda. Un montón de gente simplemente corrió hacia el mar y formaron esta cadena, pero las olas también los golpeaban (…) La espuma era como una lavadora y en un momento pensé que íbamos a terminar con 10 bajas en el mar en lugar de una sola”

– contó Emily Foote, de 27 años y testigo presencial de lo ocurrido, según consigna LaDbible.

Finalmente, lograron rescatar a los dos hombres, sin necesitar ayuda de paramédicos ni de otros expertos por el estilo. Solo gente común que se unió para salvar a dos personas. Rescate que fue acompañado de un gran aplauso de todos los presentes. Sin olvidar de que luego de lo ocurrido, la guardia costera emitió un comunicado advirtiendo a las personas que no naden en el mar en ese lugar, debido a que su resaca es muy poderosa y ha producido varias muertes en los últimos años.

Puede interesarte