Por Daniela Morano
20 septiembre, 2020

El fenómeno conocido como “gemelo parásito” ocurre una vez cada un millón. Esta es la historia del milagro de Itzamara.

Mónica Vega de Barranquilla, Colombia, esperaba como toda futura madre que su embarazo fuese lo más normal y sano posible. Pero cuando tenía siete meses, una ecografía mostró algo insual. No tenía un sólo cordón umbilical, sino que dos, uno le pertenecía a ella y otro a su bebé, el cual se estaba formando en su interior.

Luego de ver esto, le confirmaron que sufría de un fenómeno conocido como “gemelo parásito”, el cual ocurre en uno de cada un millón de embarazos en el mundo. Miguel Parra, el ginecólogo y obstetra que trató a Vega dijo al programa Los Informantes que “los dos bebés que se formaron no lo hicieron de manera asimétrica. Entonces, es un bebé embarazado de su hermano gemelo, que lo lleva dentro de su abdomen”.

Los Informantes
Los Informantes

Según explicaron en el programa, este fenómeno se produce cuando las células de los gemelos se dividen después del día 17 de gestación, cuando normalmente debería ocurrir en la primera. De ocurrir en la segunda semana, se da el fenómeno de personas siamesas.

Los Informantes
Los Informantes

Los otros casos registrados similares al de Mónica Vega usualmente han sido descubiertos cuando el bebé ya nació, por lo que este es uno sin precedentes. De hecho, hay muchas instancias en las que se ha creído que el otro bebé no es más que un tumor.

Parra explicó que esa segunda masa carece de corazón y cerebro, pero posee extremidades y algunos huesos, y “absorbe la comida directamente del corazón de su hermana”, significando un peligro para la bebé que sí está formada. Saben desde un comienzo que no tiene posibilidades de sobrevivir.

Los Informantes
Los Informantes

Como en el caso de Itzamara, la hija de Vega, supieron de antes, a las 37 semanas y 24 horas después de nacer la sometieron de inmediato a una cesárea para sacar al “gemelo” que llevaba adentro y evitar que siguiera creciendo en su interior, lo que podría afectar sus órganos.

Itzamara se encuentra estable y debería crecer como cualquier otro bebé de ahora en adelante.

Puede interesarte