“Rob y yo rompimos a llorar cuando escuchamos la noticia… incluso los médicos lloraban”.

Cuando Shelly Wall estaba embarazada, los doctores le dieron a ella y su esposo una terrible noticia. Les advirtieron que si su hijo nacía, probablemente no sobreviviría más que un par de días. El pequeño tenía hidrocefalia y, por consecuencia de eso, no sólo su cabeza era muy grande, sino que también casi no tenía cerebro: sólo tenía un 2%. 

Facebook/ Noah Wall Model

Pero Noah Wall es un niño milagro. Le ganó a los porcentajes y sobrevivió. Y si bien su desarrollo fue mucho más lento que el de cualquier niño debido a su condición, logró aprender a hablar y a realizar cosas básicas como sus pares.

A sus cuatro años, los doctores quisieron chequear su condición y lo que vieron en las radiografías era simplemente increíble. Noah no era un “niño milagro” sólo por sobrevivir… lo era porque su cerebro comenzó a crecer y desarrollarse.

CATERS NEWS

Esto lo convirtió en un caso único en un millón.

Hoy en día es un caso de estudio, y se enseña en muchos hospitales y clases. Su historia impresionó tanto que la BBC realizará un documental sobre su recuperación, que se llamará “El Niño sin Cerebro”.

Facebook/ Noah Wall Model

Noah es un niño realmente feliz. Utiliza una silla de ruedas para moverse, canta, habla y nunca deja de sonreír. Su cerebro ya alcanza el 80% de su tamaño normal.

CATERS NEWS

Su madre está realmente contenta por haber decidido continuar con su embarazo a pesar del peligro que le advirtieron en el hospital.

Hoy sabe que la medicina a veces es sorprendida por pequeños maravillas como su hijo.

Facebook/ Noah Wall Model

“Rob y yo rompimos a llorar cuando escuchamos la noticia. Fue como un sueño, nunca hemos visto nada igual. Incluso los médicos lloraban sorprendidos de lo que Noah había conseguido hacer”.

-Shelly Wall-

Newcastle Chronicle

¿Te sorprendió también la historia?

Te puede interesar