Por Monserrat Fuentes
16 marzo, 2018

“Era algo como una carne con pelos, algo asqueroso, y después cuando miro la taza había un pedazo más grande“, dijo el afectado.

No existe nada más desagradable y repugnante que encontrarse con una “sorpresa” en el restaurante, sobre todo cuando ya acabaste todo tu comida y notas al final que un trozo “no identificado” de algo se coló en tu plato o taza. Un hombre vivió esa traumática experiencia en una cafetería ubicada en Santiago de Chile.

El pasado miércoles Victor Catalán denunció a través de redes sociales el mal momento que pasó en la cadena de cafeterías Coppelia.

Victor Catalán/Facebook

Según relató el hombre al medio local, Bio Bio Chile, todo ocurrió durante el horario de almuerzo de una concurrida sucursal ubicada en el sector de Las Condes.

“Pedimos un café y cuando terminé de tomarlo sentí una cosa rara en la boca, lo dejo en la servilleta, lo miré y era algo como una carne con pelos, algo asqueroso, y después cuando miro la taza había un pedazo más grande“, recordó el hombre.

Inmediatamente hizo los reclamos pertinentes, se acercó al mesero para hacer notar su enojo y este solo procedió a quitar la taza.

Lo inaudito de todo esto fue la reacción del jefe del local, quien le dio una particular respuesta.

“Encuentro un poco insólito porque es un lugar que se ve limpio, está remodelado (…) Le comenté al jefe del local y me dijo de manera relajada que debe ser una carne que daba vueltas en el lavavajillas. Lo único que quería era retirarme y limpiarme la boca“, manifestó Catalán.

Victor Catalán/Facebook

Agregando que en ese momento sintió reiteradas nauseas, ya que no pudo identificar qué es lo que había dentro de su café. “Pudo se una pata de ratón, pero acá estoy, por suerte no me enfermé (…) Uno no sabe en las condiciones que trabajan la comida. Me pregunto cómo la persona que deja el café no se fija que hay una basura”, manifestó Victor.

Una vez que ya estuvo más tranquilo se decidió a enviar un mail haciendo notar su enojo y disgusto, pero asegura que solo recibió una respuesta “absurda”. Asegura que le agradecieron por entregarles su “feedback”, comentario que solo indignó más al hombre.

Nunca recibió las disculpas que esperaba.

Puede interesarte