Por Kat Gallardo
4 septiembre, 2017

Tenía sólo 6 años cuando sentía compulsivamente que debía asesinar a sus padres y a su hermano pequeño. Hoy su vida dio un giro radical.

En 1992, Estados Unidos se conmovió con la historia de Beth Thomas, una menor de 6 años que sentía el deseo incontrolable de matar a sus padres y a su hermano menor. Tras un documental de HBO titulado «Child Of Rage», su historia se convirtió en un crudo y desgarrador relato de una víctima de abuso cuando sólo era un bebé.

HBO

Todo comenzó a principios de los ’80, cuando Tim Tennent, ministro de una pequeña iglesia metodista en Estados Unidos, y su esposa Julie, decidieron adoptar niños, luego de diversos intentos fallidos por convertirse en padres. Esto cambiaría cuando el Departamento de Servicios Sociales los llamara contándoles que había dos hermanos listos para la adopción: Beth, de 19 meses, y Jonathan, de 7 meses.

HBO

Tim y Julie recibieron a los hermanos sin poder contener su felicidad. Les dieron una acomodada vida, cuidado y todo el cariño que se les había negado en su familia biológica. Pero, al poco tiempo, Beth comenzó a tener conductas erráticas: en un principio, fueron actos violentos, como matar un nido de pajaritos y atacar a Jonathan cuando éste dormía.

La agresividad de Beth iba en ascenso; destrozó por completo una habitación, apuñaló al perro de la familia y manifestó explícitamente el deseo de matarlos a todos. Sumado a eso, comenzó a tener un comportamiento sexual inadecuado y perturbador, con su hermano y abuelo adoptivo.

HBO

Un día, Beth azotó la cabeza de su hermano contra el piso, dejándolo gravemente herido, por lo que debió ser atendido de urgencia en el hospital. Tras esto, Tim y Julie decidieron conocer la verdad tras el origen de estos pequeños, con el fin de encontrar una explicación.

Fue así como se enteraron de que Beth sufría del Trastorno Reactivo del Apego (RAD, por sus siglas en inglés), una condición seria, pero poco frecuente, generada por traumas pasados que provoca conductas perturbadoras, desapegadas, insensibles y apáticas entre quienes lo padecen y su entorno. De esta forma, Beth se encontraba mentalmente imposibilitada de establecer apegos saludables con sus padres o cuidadores.

HBO

El registro del documental de HBO está basado en las entrevistas del terapeuta Ken Magid con Thomas, además de imágenes del tratamiento de la menor y su rehabilitación parcial en un centro para niños.

El famoso video del caso que circula en Youtube, muestra a Beth en una actitud estremecedora. En el confiesa sus deseos de matar a sus padres, a su hermano; sus conductas de corte sexual con sus cercanos; las veces en que se ha autoinflingido heridas; y los abusos de manos de su padre biológico.

“Cuéntame sobre tu padre biológico, ¿cómo era la pesadilla a la que haces referencia?”, le dice el experto, ante lo cual Thomas responde: “Cuando tocaba mi vagina, hasta que sangraba. Me dolía muchísimo (…) Él me pegaba, no era muy bueno conmigo”.

Tras su publicación, el documental se volvió en comentario obligado de los medios de comunicación, visibilizando la horrible batalla que tanto niños con RAD como sus padres deben vivir día tras día.

Pero no estaba todo perdido para Beth. Con un tratamiento que incluía terapia psicológica, psiquiátrica, educación, interacción positiva y un hábitat acogedor, tanto ella como los niños que padecen RAD, pueden mejorar.

HBO

Quien fue clave en su proceso de recuperación fue una terapeuta oriunda de Colorado (EE.UU.) que trabajaba con niños adoptados, llamada Connell Watkins. La psicóloga había alcanzado cierta fama por llevar a cabo terapias rupturistas con menores, a quienes les pedía “volver a nacer” para abrazar su nueva vida, lejos de su desorden mental.

Watkins le ofreció a Tim y Julie llevarse a Beth durante un tiempo y someterla a un intenso tratamiento de modificación del comportamiento, que incluyó severas restricciones. A modo de ejemplo, la pequeña debía pedirle permiso por todo lo que hacía y hacerse cargo de sus acciones.

Tras un año de sesiones, Beth fue capaz de compartir una habitación con su madre, empezó a sentir empatía por los demás y a sentir remordimiento por lo que hacía. En medio de este proceso, Beth fue adoptada por una de las colaboradoras de Connell, Nancy Thomas, quien se encariñó con la menor durante su tratamiento.

No obstante -pese a su excepcional trabajo con Beth Thomas-, su terapeuta Connell se haría dolorosamente célebre luego de que en una de sus terapias intensivas de “renacimiento”, su paciente de 10 años, Candance Newmaker, muriera asfixiada por una serie de mantas y cojines que ella proporcionó a la psicóloga. Producto del delito, la experta debió pasar siete años en prisión.

Así luce hoy Beth Thomas

www.attachment.org

A pesar de lo anterior y tras su traumática infancia, Beth Thomas fue capaz de rehacer su vida y ayudar a otros niños que viven situaciones similares a la suya. Actualmente tiene 32 años, se convirtió en enfermera y en 2015 publicó un audio-libro junto a su madre adoptiva Nancy, titulado «More Than A Thread Of Hope», en el cual relata su lucha.

www.attachment.org

Ambas tienen hoy una fundación llamada Families By Design, mediante la cual ayudan a otras familias integradas por niños que padecen RAD. Paralelamente, Beth recorre el mundo dando charlas sobre este desorden y su experiencia sobre cómo fue capaz de derrotarlo en vida, las cuales la han hecho acreedora de diversos premios.

Puede interesarte