Por Catalina Yob
21 junio, 2018

«En los 18 meses de su mandato, Trump ha mencionado ‘democracia’ menos de 100 veces, ‘igualdad’ sólo 12 veces y ‘derechos humanos’ sólo 10 veces», condena la revista.

Pese a no entender lo que estaba sucediendo, los gritos de su madre, quien estaba siendo detenida por agentes de la Patrulla Fronteriza de Estados Unidos, le dieron a entender que alguien intentaba separarlas. Con sólo dos años de edad, la pequeña de identidad desconocida, se convirtió en el símbolo del dolor que viven las familias inmigrantes y el cual hoy es reflejado en la portada de la revista TIME.

La desgarradora mirada de la pequeña pedía a gritos piedad, sin embargo a los pocos minutos de que el fotógrafo ganador del premio Pulitzer, John Moore logró inmovilizar la escena, ambas fueron trasladadas hasta centros de internación por separado. La mujer proveniente de Honduras actualmente está siendo perseguida penalmente por el delito de ingreso ilegal, mientras que su pequeña yace en el interior de un recinto para menores de McAllen, en Texas, en donde continúa sin encontrar una explicación a su tragedia.

«Fue difícil para mí. Tan pronto como terminó, las metieron en una camioneta. Tuve que detenerme y respirar profundo. Todo lo que quería hacer era recogerla, pero no pude», aseguró el fotógrafo a la revista TIME. 

John Moore
John Moore

Hoy y a menos de 24 horas de que el actual presidente de Estados Unidos, Donald Trump, firmara el decreto que frenará la separación de familias inmigrantes en la frontera, el paradero de quienes fueron trasladados hasta centros de internación sigue siendo desconocido. Aún cuando el gobierno decidió poner fin a una de las crisis migratorias más grandes que ha enfrentado el país, desde la Casa Blanca han asegurado que siguen sin encontrar una fórmula para concretar el reencuentro de las familias. 

Tras la exteriorización de la información que recae sobre las familias inmigrantes, las dudas e interrogantes siguen emergiendo desde quienes se encuentran detenidos y a la espera de ser formalizados por el delito de ingresar de manera ilegal a la frontera estadounidense. Múltiples testimonios de inmigrantes han puesto de manifiesto que actualmente no existen registros que permitan vincular a los padres con sus respectivos hijos, por lo que la situación sólo seguirá agravándose con el pasar de los días. 

«Bienvenido a América»

Desde la llegada del magnate norteamericano al poder, Donald Trump se ha posicionado en el centro del debate a nivel mundial. El radicalismo inscrito en todas y cada una de sus políticas públicas, ha sido objeto de repudio generalizado, sin embargo su figura nunca había levantado tanto odio como en la actualidad. Los desgarradores videos e imágenes de los niños que pedían a gritos reencontrarse con sus padres, generó que el presidente nº45 de Estados Unidos sea hoy una de las figuras más negativas de la política internacional. 

La separación de las familias inmigrantes se prolongó durante meses hasta que desencadenó el fraccionamiento del sistema. El mandatario inicialmente aseguró que ellos no eran responsables de la problemática instaurada en las fronteras, sino que ellos eran los primeros en entregar una situación a la crisis de los inmigrantes, sin embargo todos sus argumentos se desplomaron conforme al aumento de las críticas. 

Manifestaciones ciudadanas, conferencias de prensa, petitorios a través de internet y comentarios en redes sociales daban cuenta del rechazo internacional a raíz del distanciamiento forzado que estaban experimentando las familias que intentaban acceder al país, en busca de una calidad de vida digna. 

Seifert Law Offices/ «No más familias destruídas»

Hoy, una de las revistas con mayor influencia en Estados Unidos y el mundo, decidió reflejar la crítica situación que enfrentan las familias inmigrantes en Estados Unidos. Sobre una potente tonalidad de color rojo, Donald Trump observa sigilosamente a la pequeña, cuya madre fue alejada de ella y trasladada hasta un centro de detención fronterizo en Texas. 

Bajo la consigna de «Bienvenido a América», la revista TIME busca ilustrar el dolor desencadenado por las actuales políticas migratorias de Estados Unidos, país que ha dicho no a la inmigración ilegal en cualquiera de sus formas. Por medio de la potente fotografía, la editorial de la publicación muestra la forma en que Trump está recibiendo actualmente a todos quienes desean asentarse en el país, especialmente quienes provienen de América Latina. 

TIME

Junto a la polémica intervención digital, la revista TIME exteriorizó un mensaje que alude a que Trump ha logrado destruir las bases iniciales sobre las cuales se construyó Estados Unidos. Los principios e ideales de los primeros gobernantes del país, han sido erradicados de raíz por medio de las políticas públicas del último gobierno.

«Durante los primeros 240 años de la historia de los EE.UU., nuestros presidentes más respetados, articularon de manera confiable un conjunto de valores humanistas y de gran mentalidad que unieron a una nación diversa al nombrar a qué aspiramos: democracia, humanidad e igualdad…».

«En los 18 meses de su mandato, #Trump ha mencionado ‘democracia’ menos de 100 veces, ‘igualdad’ sólo 12 veces y ‘derechos humanos’ sólo 10 veces. Los recuentos, extraídos de una aglomeración de 5 millones de palabras de Trump, contrastan con las de sus predecesores: en el mismo punto de su primer mandato, #RonaldReagan había mencionado la igualdad tres veces más a menudo, que incluían 48 referencias a derechos humanos, de acuerdo con el Proyecto de la Presidencia de los Estados Unidos en la Universidad de California, Santa Bárbara. Trump adopta un conjunto diferente de valores. Habla a menudo de #patriotismo, aunque en el sentido estricto del deber militar, o como el tipo de prueba de lealtad que ha hecho a los jugadores de #NFL. Él también aprecia la libertad religiosa y la vitalidad económica. Pero el 45° presidente de Estados Unidos «no está haciendo lo que los retóricos llaman ‘movimiento trascendente'», dice Mary E. Stuckey, profesora de comunicaciones en la Universidad Estatal de Pensilvania y autora de Defining Americans: The Presidency and National Identity. En cambio, con cada mes que pasa, está probando de nuevo qué tan lejos de nuestro humanismo fundador pueden ayudarnos sus políticas de ‘América primero’. Y en los últimos dos meses en nuestra frontera sur, hemos visto el resultado».

Puede interesarte