Por Andrés Cortés
6 octubre, 2017

A veces las bromas se salen de control.

Octubre ya está aquí y eso significa una cosa: Halloween. La noche de los muertos está más pronta que nunca y algunas personas ya han comenzado a preparar y estrenar sus disfraces, aunque no a todos les ha salido bien… Esta pareja de bromistas decidió hacer una jugarreta que termina pésimo.

El juego era que el hombre, supuestamente un zombie, se acercaba y “atacaba” a los autos de una concurrida avenida, esto, mientras una mujer de un traje blanco lo sujetaba de una correa.

Mail Online

Los transeúntes observaban (y más de alguno se asustaba) con la interpretación de este zombie enjaulado que asustaba a los vehículos. No obstante, una de sus tantas jugarretas salió pésimo.

El hombre se lanzó hacia uno de los vehículos pero la correa con la que la mujer vestida de blanco lo sujetaba se cortó. El zombie debido a la fuerza con la que tiró y la camisa de fuerza que utilizaba, no pudo evitar su impacto contra el vehículo.

Afortunadamente, el hombre pudo correrse con su cuerpo y el coche pasó a centímetros de su cabeza.

Claramente este es un acto irresponsable que pudo haber terminado muy mal. Si el coche no se hubiera desviado unos centímetros, la cabeza del zombie hubiera terminado de bajo de la rueda del coche.

Para Halloween, es mejor no realizar esta broma pues, como vimos, puede terminar muy muy mal.

Puede interesarte