Estaban donde menos imaginó.

Tras cinco días de ardua búsqueda por parques, hospitales, tiendas y plazas, este padre pensó que todo estaba perdido. Su mujer y su hija habían salido de su hogar en Pasco, Perú, diciendo que se irían de compras… pero nunca regresaron. Ya desesperado, se dirigió a “Copa Caña”, un terreno baldío, y se encontró con lo inimaginable.

Su esposa y su hija de apenas 16 años estaban sentadas una al lado de la otra, junto a un grupo de personas, tomando botellas de alcohol.

Sipse

Indignado, trató de llevarlas de vuelta a su hogar pero ambas respondieron con violencia.

Decidió llamar a la policía de la localidad y fueron trasladadas a las dependencias de la institución. Las mujeres llevaban meses escapándose de su casa con cualquier excusa para beber alcohol en bares o en las calles.

Ahora el padre de la familia pide ayuda a las autoridades.

Quiere internar a su esposa en un centro de rehabilitación para alcohólicos y llevar a su hija a un albergue infantil para ayudarla en su adicción.

Definitivamente la madre no era un buen ejemplo…