Por Elena Cortés
4 mayo, 2017

“Eres un psicópata”.

Todo comenzó cuando Sergio Moreno, un joven de Murcia (España), colgó carteles en su ciudad con una carta en la que contaba su deseo de encontrar a una chica que vio en el metro, afirmando que se había “enamorado” de ella. El texto, pegado en postes y vitrinas, se hizo viral en instantes. Algunos se refieren a esto como una “tierna historia”, pero, ¿la protagonista? todo, menos eso.

Sergio Moreno quedó completamente embobado ante la belleza de la “chica del tranvía”, así que para encontrarla decidió escribir una carta bastante peculiar. En el texto describe su vestimenta, con el fin de encontrarla y concretar algún encuentro.

Una chica pilló uno de los carteles y lo compartió en Twitter.

Al inicio de su “testamento de amor” se lee lo siguiente: “La noche, sobre las 22:00h, subiste al último vagón del tranvía en la parada de la Plaza Circular”.

“Me gustaría haber reunido el valor para sacarte del infierno por el que estabas pasando y alegrarte la noche. Ojalá te hubiera tendido la mano”, escribe en la carta, con aparente conocimiento de la susodicha.

Pero, lo que él pensó sería un gesto muy lindo, se convirtió en un martirio porque este gesto de “amor” desencadenó un debate en España, a raíz del límite entre acoso y romanticismo… entre obsesión e interés.

Y muchos cibernautas lo llamaron psicópata. 

Hasta que por fin apareció una mujer que se identificó como la ‘chica del tranvía’, y a través de una carta explicó sus motivos para no responder las miradas de Sergio.

“Yo soy la chica del tranvía”, se titula el texto. “Solo quería llegar a casa a dormir después de las fiestas. Estaba agotada. Sin embargo, no hay descanso para las mujeres, ni siquiera en el transporte público”, cuenta.

Para ella, lo vivido en el tranvía fue una clara situación de acoso.

Siguió relatando… “No es la primera vez (que me miran en el tranvía), pero nunca te acostumbras (…) Prestas atención a tu alrededor, valoras el riesgo de la situación, esperas que no se te acerque y cuando llegas a casa escribes a tus amigas para que sepan que estás bien”.

Twitter @sergiomoreno

Para quien crea que esto es exagerado que intente imaginar ser mujer, tener unos 20 años, ir sola en un tren en una ciudad y tener enfrente a un hombre que te mira de forma insistente. Es molesto, desagradable, irritante y violento. Obviamente, habrá a quien no le perturbe, habrá a quien le aterrorice, habrá a quien le funcione si el flechazo es recíproco… Pero la cuestión de fondo es otra, es el convencimiento de los hombres de tener un conocimiento omnipresente de la mente femenina.

Después de todo el alboroto que causó Sergio, esto es lo que reflexionó a través de una entrevista para “El País”.

Nunca creí que esto pudiera llegar a tomarse como un acoso. Primero, porque si fuese acoso sabría todo sobre ella y la seguiría hasta su casa, algo que en ningún momento he hecho. Para ser más exacto, solo puse cuatro carteles en Murcia, en el que pongo que si ella desea conocerme le dejaba mi número, en vez de como indican otros medios que dicen que empapelé toda la ciudad o puse decenas de carteles. Recalco, solo puse cuatro, aparte de que los medios que utilizaron dicha palabra son aquellos que ni se molestaron en contactarme para conocer la historia y montaron la polémica solo para vender más”.

-Sergio Moreno a El País-

Twitter @sergiomoreno

Concluyó el tema de la siguiente manera:

“Tras leer varias veces el cartel que puse, sé que hay partes que se pueden llegar a malinterpretar, algunas personas creen que lo hice mal, y la verdad es que en ningún momento quería que se malinterpretara todo esto, solo quería alegrarle el final del día haciéndola sonreír. Soy un chico que lo ha pasado muy duro y después de varias etapas de mi vida me propuse intentar alegrar al resto de personas”.

-Sergio Moreno a El País-

Y pidió las disculpas del caso.

“Si alguien se ha sentido ofendido o le he podido hacer daño, quiero pedirles disculpas, ya que en ningún momento quería que llegara a todo esto. Por tanto doy por concluido el tema, por mi parte todo ha acabado, el número ya no existe y creo que primero hay que informarse y contar la verdad. Lo digo por todos aquellos medios que juzgaron sin tener información y lo exageraron todo para conseguir hacer más llamativa la noticia”.

-Sergio Moreno a El País-

¿Qué opinas sobre esta historia? ¿Es acoso lo que hizo Sergio?

 

Puede interesarte