Por Alejandro Basulto
2 marzo, 2021

Luego de toda una vida trabajando, el hombre de 45 años obtuvo el acumulado de más de 1.582 millones de pesos colombianos. Dinero con el que se comprará un terreno y una motocicleta.

En Colombia, en un poblado de Caldas, habita un campesino de 45 años, que tras quedarse sin empleo y sin seguridad social, puso de sus últimas esperanzas en boleto de lotería. Sus números fueron el 9027 (Lotería del Valle) y el 3504 (Lotería de Manizales), los que obtuvo impresos en un papel después de ir de compras en un supermercado del barrio Chipre, donde decidió ir a un puesto de SuSuerte (tienda de juego de azar) para buscar fortuna con ellos, sus números de siempre. Una vendedora le convenció de comprar el boleto millonario, el más ambicioso, luego de que él lo dudara producto del poco dinero que tenía.

Imagen de referencia | Pixabay

Finalmente, la mujer que lo atendió siempre tuvo la razón y ganó más de 1.582 millones de pesos colombianos (equivalente a más de 433.000 dólares estadounidenses) en el acumulado.

Una cifra que es hasta difícil de pronunciar y que puede decir que hoy forma parte de su patrimonio y riqueza personal tras haber confiado en la vendedora y en sus números de toda la vida.

Imagen de referencia | Pixabay

Este campesino que estaba formalmente desempleado y sin un apoyo por parte del estado colombiano para costear sus deudas, vio como toda su existencia cambiaba en un abrir y cerrar de ojos después de que se dio cuenta que su boleto era el ganador. Fue así como al día siguiente, este hombre se dirigió a reclamar su premio a las oficinas de SuSuerte junto a uno de sus hermanos. Un emocionante trámite que tuvo dos horas de demora, debido a que él no tenía Registro Único Tributario (RUT), que era uno de los requisitos básicos para reclamar la fortuna ganada.

Imagen de referencia | Pixabay

Más de 433.000 dólares que después de pasar por el filtro de algunos impuestos (un 19% que va a las ventas y un 20% por concepto de ganancia ocasional), alegremente los invertirá en inmuebles y objetos que le servirán para vivir más cómodamente y tranquilo en los años de vida que le quedan por delante.

Hasta ahora, un terreno y una motocicleta serán sus primeras compras, a las que después se les sumarán más, para así, después de tanto esfuerzo y trabajo en el campo, tener una justa y muy afortunada recompensa.

Puede interesarte