Por Cristofer García
25 noviembre, 2021

El artista de música urbana conocido como L-Gante no interrumpió su presentación luego de una serie de incidentes en la tarima, que derivaron en este presunto abuso por parte de alguien del público.

Si bien la música urbana suele ser catalogada como soez y ofensiva para las mujeres, por sus letras explícitas, reticentemente un músico argentino dio un ejemplo de rechazo al acoso sexual en medio de una presentación.

Se trata del cantante de cumbia y trap conocido como L-Gante, quien detuvo y posteriormente suspendió un concierto cuando una de sus bailarinas fue manoseada por alguien del público en pleno show.

L-Gante / Instagram

Esto sucedió durante un concierto en el estadio del Club Victoria, en la ciudad de San Luis, donde se generaron diversos incidentes en el escenario que terminaron con la suspensión de la actividad. Según reseñó Crónica, solo eran 10 los agentes encargados de la seguridad, quienes se vieron sobrepasados por la multitud.

De acuerdo a este medio argentino, entre todo el caos, una persona del público habría tocado las partes íntimas de la bailarina agredida, quien luego le comunicaría lo sucedido al cantante, razón por la cual este tomó la decisión de dar por terminado el concierto.

L-Gante / Instagram

Este era un show nocturno y que no presentaba mayores problemas, hasta que a las 3:00 de la madrugada de subió a cantar L-Gante, uno de los artistas argentinos más populares en esta movida. Desde ese momento la euforia se apoderó de los espectadores.

L-Gante / Instagram

Sin embargo, después del incidente ocurrido, no se conocen mayores detalles respecto a si existe una denuncia o si hubo algún pronunciamiento del artista. Lo cierto es que el evento no cumplió con lo mínimo de seguridad para garantizar los músicos y su equipo no se viera perjudicado.

L-Gante / Instagram

Aunque parece haber sido lo correcto suspender la actividad luego de tal suceso, son situaciones que no deberían repetirse porque nada justifica tocar a otra persona sin su consentimiento, lo cual puede terminar siendo un delito de abuso sexual.

Puede interesarte