Por Vicente Quijada
8 marzo, 2018

El ídolo del cuadro “viola” fue despedido hoy, en un emotivo funeral rodeado de miles de hinchas.

El 6 de marzo de 2018 el plantel completo de la Fiorentina estaba en el hotel La di Moret, en la ciudad de Udine, ya que al día siguiente debían enfrentar al elenco local por la Serie A, con el objetivo de acercarse a los puestos de clasificación europea. Juntos vieron los partidos de Juventus/Lazio y Roma/Napolés.

En la hora libre, el capitán Davide Astori se juntó con el portero Marco Sportiello para jugar Playstation en su habitación. Sería la última vez que lo verían con vida.

AP

Tras el lúdico encuentro, a Davide se le quedó algo en la habitación del arquero. “Olvidaste tus zapatillas”, le escribió, a lo que Astori le contestó que no las necesitaba, y que las iría a buscar al otro día. Pero nunca fue. Esa mañana, del 4 de enero, no bajó a desayunar, ni contestó las continuas llamadas a su móvil y a su habitación. El masajista del club logró entrar a su dormitorio y lo encontró sin vida. 

El capitán de la Fiorentina había muerto de un paro cardíaco, probablemente a causa de una bradiarritmia. La sorpresa enlutó al club, a Italia y al mundo fútbol.

Por ello, uno de sus compañeros y mejores amigos en el elenco “viola”, Ricky Saponara, le dedicó una emotiva carta a través de Instagram, la cual reproducimos a continuación íntegramente:

Instagram/@rickinara

“Oh capitán, mi capitán. ¿Por qué no bajaste a desayunar con nosotros? ¿Por qué no sacaste tus zapatos de la habitación de Marco y bajaste para tomar tu zumo de naranja, como lo hacías siempre? Ahora nos dicen que la vida sigue y que tenemos que seguir adelante, levantándonos cada mañana, pero ¿qué sabor tiene tu ausencia? ¿Quién llegará cada mañana a la cafetería para calentar el ambiente con su sonrisa? ¿Quién nos preguntará lo que hicimos la noche anterior para reírnos? ¿Quién llamará la atención a los jóvenes y cargará de responsabilidad a los veteranos? ¿Quién formará un rondo para jugar a ‘dos toques’? ¿Y quién volverá loco a Marco con la ‘Play’? ¿Con quién vamos a debatir sobre Masterchef, los restaurantes florentinos, las series de televisión o los partidos jugados? ¿A quién apoyaré mi hombro en el almuerzo después de un entrenamiento agotador? Vuelve, todavía tienes que terminar de ver LaLaLand para analizarlo como hacías con cualquier película recién estrenada.

Vuelve a Florencia, te están esperando para tu renovación y para reconocerte lo bueno y positivo que eres cada día con nosotros. Sal de esa maldita habitación. Te estamos esperando mañana para empezar el entrenamiento. En la vida hay gente con la que nunca conectas y luego está Davide, que inmediatamente te integra con un simple: ‘Bienvenido a Florencia, Ricky’. Donde quiera que estés ahora, continúa defendiendo nuestra portería e iluminando el camino correcto desde la línea de atrás. Oh capitán, mi capitán. Por siempre mi capitán”.

Una misiva que encarna también lo que Astori representaba para sus compañeros y el resto de Italia: un ejemplo. Y así mismo fue homenajeado, con más de 7 mil hinchas “viola” que asistieron al funeral de su capitán. Las imágenes son igualmente conmovedoras.

La Fiorentina -y el fútbol italiano- perdió a su capitán, pero también a su estandarte y un modelo a seguir para las futuras generaciones, que de seguro quedará de esta manera en la memoria de Italia. El “13” del Cagliari y la Fiore, un número que no volverá a verse en los casilleros de dichos clubes. 

Hasta siempre Davide.

AFP

Puede interesarte