Por Pamela Silva
6 febrero, 2018

«Comencé a quitarme los pantalones porque podía sentir que mi cuerpo empujaba la cabeza del bebé».

Posiblemente uno de los momentos más terroríficos del embarazo sea dar a luz en un lugar donde no están las condiciones adecuadas para que eso suceda, sola y sin ayuda de un profesional que te acompañe durante la experiencia y sin saber muy bien qué estás haciendo.

Algo así fue lo que le ocurrió a Jes Hogan con el nacimiento de Maxwell, en junio pasado, de su sexto hijo pero el primer varón de la familia: ocurrió en el pasillo de la sala de emergencias.

Hogan acudió al hospital un miércoles porque comenzó a sentir contracciones muy fuertes durante la noche, sin embargo, sólo se dilató un centímetro durante una hora, pero no avanzó un centímetro desde ese punto así que la enviaron a casa.

LITTLE LEAPING PHOTOGRAPHY

Cuatro días después, un domingo, Hogan seguía en casa bastante tranquila. Era su sexto bebé y pensaba que sabría exactamente cuando nacería, después de todo tenía bastante experiencia en esto de los partos. Obvio, no fue así.

A mitad de la noche sintió una larga y fuerte contracción, supo que ese era el momento. “Travies, creo que ahora es” le dijo a su esposo antes de que se le rompiera la fuente.

LITTLE LEAPING PHOTOGRAPHY

Pensó que tendría el bebé en casa, pero su esposo -quien siempre mantuvo la calma durante todo momento, algo que aún sorprende a Hogen-, aseguró que podían llegar al hospital. Él la llevó por el pasillo hacía el auto mientras tomaba los zapatos de su mujer y comenzó a conducir.

Como era de noche, las carreteras estaban vacías y no demoraron en llegar al hospital.

«Cuando nos acercamos al último giro al hospital, comencé a gritar que el bebé estaba por llegar. Hizo sonar el claxon rápidamente mientras yo gritaba a través de las contracciones y se metió rápidamente en la unidad de ER “.

Jes Hogan a Scary mommy.

LITTLE LEAPING PHOTOGRAPHY

Habían atravesado las puertas de la sala de emergencia cuando Hogan supo que no podía esperar ni un segundo más.

«Sé que en este momento dije algo en el sentido de ‘Dios mío, él está aquí’. Luego comencé a quitarme los pantalones porque podía sentir que mi cuerpo empujaba la cabeza del bebé.

Todavía tenía las manos en la cabeza del bebé también, así como también en mi espalda mientras nos acostaban. Esa misma enfermera suavemente le quitó la cuerda que estaba flojamente alrededor de su cuello. Llegó al piso justo dentro de la entrada de la sala de emergencias a las 3:38 am. Menos de 5 minutos desde el momento en que rompí el agua en casa «.

Jes Hogan a Scary mommy.

LITTLE LEAPING PHOTOGRAPHY

 

Maxwell nació sin problemas y fue el parto más  rápido de Hogan.

«Fue mi nacimiento más loco, pero también, el más perfecto. No era para nada lo que había planeado, pero terminó sin ninguna intervención, con un bebé saludable y gente increíble de apoyo a nuestro lado. Fue hermoso y siempre amaré cada recuerdo de eso «.

Jes Hogan a Scary mommy.

LITTLE LEAPING PHOTOGRAPHY

Puede interesarte