Por Constanza Suárez
22 noviembre, 2019

Afanasi Poliatinski recorrió 350 kilómetros con 97 kilos de cartas en su mochila.

Al noreste de Rusia, en la república de Sajá el jefe de la oficina de correos del distrito de Sangar, Afanasi Poliatinski, caminó 350 kilómetros para repartir la correspondencia a diez aldeas de difícil acceso. 

La travesía del joven de 27 años comenzó a principios de mayo de este año, una época especialmente húmeda y donde muchos lugares sufren las consecuencias del derretimiento de la nieve en el país. Pero ese no fue un impedimento. 

priderussia.ru

A pesar de que solo llevaba una muda de ropa, un rifle y una mochila con 97 kilos de cartas, no abandonaría su objetivo de lograr los cientos de kilómetros. 

“La administración del distrito tiene un vehículo todoterreno(…) Pero, por desgracia, estaba en reparación. Lo intenté todo. Ninguna otra alternativa de transporte estaba disponible en aquel momento. La avioneta tampoco era una opción. Las pistas junto a los pueblos son simplemente campos. No se vuela allá hasta que la tierra no se seque: no se puede aterrizar“, dijo Poliatinsk al portal Pride Russia.

iStock

Luego agregó: “Los primeros 30 kilómetros caminé por el río (Lena) con agua hasta las rodillas”, recuerda, señalando que durante su viaje durmió solo dos veces en una cama.

A pesar de la adversidad, Poliatinski también contó que los habitantes lo ayudaban como podían, lo llevaban en tractores o en auto donde se pudiera. 

priderussia.ru

“En general, todo fue normal. Lo principal es que cuanto más caminaba, más liviana se volvía la mochila. (…) El punto final era el pueblo de Sayilik. Dormí allí y fui hasta Yakutsk. (…) Desde Yakutsk regresé en avión a Sangar”, dijo. 

 

 

 

 

Puede interesarte