Por Alejandro Basulto
28 agosto, 2020

Esto significa, que son muy pocos los estudiantes que pueden seguir accediendo a la enseñanza en tiempos de cuarentena y encierro social.

Una de las consecuencias de la pandemia del COVID-19, ha sido la suspensión de todas las actividades presenciales que no son esenciales, a raíz de las medidas de distanciamiento y aislamiento social que han sido implementadas. Esto ha afectado, entre otras áreas, a la educación que se imparte tanto en educación preescolar y escolar como también en superior. Viéndose seriamente afectados los niños y niñas que por la situación socioeconómica de sus familias, no han tenido el mismos acceso que otros estudiantes a la enseñanza, debido a que en estos tiempos se imparte de forma online.

Alejandro Rodríguez

Lo que se ve expuesto en un informe de la Comisión Económica para América Latina (CEPAL), que dio a conocer este 26 de agosto. Se trata del documento Universalizar el acceso a las tecnologías digitales para enfrentar los impactos del COVID-19″, en el que se expuso que cerca de 33 millones niños, niñas y adolescentes en Latinoamérica no tienen la opción de poder educarse a distancia. Ya que carecen de los recursos y herramientas para poder conectarse de manera virtual con sus profesores. Realidad que es gravemente preocupante, en un continente donde ya hay mucha pobreza y desigualdades.

Secretaría de Educación Pública, México

En este informe también se explica que el 46% de las niñas, niños y adolescentes, de entre 5 y 12 años de edad en América Latina, no tienen acceso a servicios de internet para que puedan educarse desde lejos. En medio de un marco, en el que hay 40 millones de hogares latinoamericanos sin conexión. Precaria situación de conectividad virtual, que también se ve en el trabajo, existiendo un 79% de estos que no tienen la opción para que los empleados se desempeñen como tal desde sus hogares.

Gabriela Pérez

Lo expuesto por la CEPAL, un organismo de la Naciones Unidas, es peor aún de lo que acá compartimos. Por lo que es urgente y imperativo que se tomen todas las medidas, seguras y que consideren los peligros del coronavirus, para que la educación y el trabajo estén al alcance de todos con los mayores resguardos posibles.

Puede interesarte