Por Antonio Rosselot
3 noviembre, 2017

Señores, se ha hecho justicia.

El juez…esa figura de gran poder, que decreta cuáles van a ser los destinos de las personas que se paran en frente de él, que recaba los antecedentes necesarios y forma el criterio justo para decidir si una persona es culpable de su crimen o no. Y aunque quizás nunca nos hemos enfrentado a ellos ni pretendemos hacerlo, hay que reconocer que a veces tienen momentos de gran brillantez en sus condenas.

"

Y en este caso del que les voy a hablar, una jueza tomó la decisión de condenar a un acosador de la forma más humillante posible, pero justa a la vez.

Esto ocurrió en la paradisíaca Maui, en Hawaii. Daren Young, de 30 años, tenía una orden de restricción emitida por su ex novia; pero éste no se calmó, y le escribió un total de 144 mensajes de texto con insultos y fuertes amenazas. Pero aunque haya sido de manera virtual, la orden de restricción fue violada. Y por lo tanto, Young fue citado al Juzgado para recibir condena.

Una vez en juicio, llegó la iluminación. La jueza Rhonda Loo le ordenó a Young tragarse sus palabras y, a modo de compensación, le ordenó escribir 144 cumplidos a su ex novia, en un plot twist absolutamente increíble y, por cierto, muy justo. Aparte, Daren no puede repetir las mismas palabras a la hora de escribir el listado, lo que significa que realmente tendrá que esforzarse para cumplir con el humillante castigo.

Acá, la genial jueza Rhonda Loo. (Bishop Accountability)

Pero claro, una cosa es la condena moral, y otra muy distinta es la condena real que recibió Young por haber violado la orden de restricción: a los 157 días que pasó en la cárcel antes de ser enjuiciado, se le suman dos años de libertad condicional, 2.400 dólares de multa y 200 horas de servicio comunitario.

Probablemente, Young la piense dos veces antes de enojarse así de nuevo…

Puede interesarte