Por Augusto Catoia
4 enero, 2018

Laura Goodman, de 47 años, vive un gran infierno tras intentar «vengarse» de «molestosos» clientes que no comían productos animales.

Durante mucho tiempo la chef británica Laura Goodman, del restaurante de comida italiana Carlini, se molestó con los continuos pedidos especiales de veganos para sus platos: de tantos pedidos para cortar ingredientes de origen animal o consultas para saber sobre los componentes del plato, Goodman alimentó una molestia velada por estos clientes. Y armó una «respuesta»… aunque jamás esperaría una respuesta tan implacable.

Autor desconocido. Ayúdanos a encontrarlo.

La cocinera, de 47 años, se burló de los veganos en cuestión con una simple pero impactante declaración en Facebook…

Autor desconocido. Ayúdanos a encontrarlo.

«Engañé a una vegana hace algunas horas», publicó en la red social, y luego agregó:

«Una crítica cliente vegana (para quien estuve trabajando todo el día) acaba de irse a dormir pensando que sigue siendo vegana«.

Autor desconocido. Ayúdanos a encontrarlo.

Rápidamente, una ola de críticas se desató en su contra. En una de ellas, la persona que vilipendió su actitud dijo: «Espero que no hicieras nada a propósito para hacerle una comida no vegana porque, si no, eso es asqueroso y tan equivocado que estaría furiosa«.

¿Y qué respondió Laura? Bueno, le echó leña al fuego.

«En realidad debí haber dicho «ellos no son veganos» y no «ella». Comenzaron pidiéndome para llamarlos, en Navidad, para hablar de los requerimientos dietarios de los clientes, y ahora termino preguntándome por qué estoy explicando esta simple publicación a una zorra purista», respondió la cocinera.

Autor desconocido. Ayúdanos a encontrarlo.

La publicación se viralizó rápidamente y, junto a la masificación de los agresivos mensajes de Goodman, surgió su renuncia debido a toda la presión y, más tarde, lo que sí era inesperado: peticiones para cerrar el resturante y amenazas de muerte.

«Fue una frase estúpida en un grupo cerrado. Ella está arrepentida«, dijo su novio, Michael Gale, quien es uno de los dueños del restaurante y también fue amenazado de muerte. De hecho, incluso la madre de una mesera recibió mensajes de odio.

Autor desconocido. Ayúdanos a encontrarlo.

«Ella pasó mucho tiempo diseñando un menú especial vegano para un evento, pero luego eligieron algo que ya estaba en el menú, e incluso una pizza con queso, que no es vegana. A eso se refería, y no es excusa para sus comentarios», concluyó Gale, tratando de explicar lo ocurrido. Lo cual es muy difícil…

Pero también es muy duro justificar toda la ola de odio en contra de ambos. E incluso ante la madre de una mesera… Difícil decir qué es peor.

Puede interesarte