Por Ignacio Mardones
10 mayo, 2016

“No comprendía por qué los mayas habían construido sus ciudades lejos de los ríos, en terrenos poco fértiles y en las montañas. Tenía que haber otra razón”.

A la lista de niños genios se ha sumado el nombre de William Gadoury. Este adolescente canadiense de 15 años acaba de hacer algo increíble: descubrió una ciudad maya que se mantuvo oculta por siglos. Todo lo hizo él solo. Estudió la civilización, sacó cálculos y así concluyó que había una pieza que faltaba. William utilizó los elementos que tenía a su disposición. Gracias a Google Maps pudo escanear las áreas y llegar a resultados contundentes.

maya-city2 2
Canadian Space Agency

El descubrimiento de William ha dejado boquiabiertos a los expertos de la NASA, a los de la Agencia Espacial de Canadá y a los de Japón.

maya-542061_960_720 2

William tenía muchas preguntas sobre los mayas, fue así cómo comenzó a investigar y a profundizar en el tema. Algunas de sus dudas no se solucionaron leyendo textos, entonces él mismo decidió ponerse a trabajar.

Captura de pantalla 2016-05-10 a las 11.27.20 a.m.

“No comprendía por qué los mayas habían construido sus ciudades lejos de los ríos, en terrenos poco fértiles y en las montañas. Tenía que haber otra razón. Como adoraban las estrellas, se me ocurrió verificar mi hipótesis. Me vi sorprendido y entusiasmado al percatarme de que las estrellas más brillantes de las constelaciones correspondían a las mayores ciudades mayas”.

-William Gadoury (a Le Journal de Montreal)-

El pequeño usó el Código Tro-Cortesiano para encontrar constelaciones mayas. Luego colocó éstas sobre Google Maps y se dio cuenta de que coincidían con la ubicación de 117 ciudades de la civilización indígena. La constelación 23 no tenía su ciudad correspondiente, entonces había que buscar ahí.

ruin-1050654_960_720 2

Teniendo los datos fue a las agencias espaciales y ahí usaron los satélites para comprobar que realmente había una ciudad desconocida. Esta se ubica en la Península del Yucatán, en Bélice.

Ya confirmado el hallazgo, Gadoury nombró “K’AAK’ CHI'” a la ciudad, lo que significa “boca de fuego”. En la actualidad se está preparando la primera expedición a las ruinas y William podría integrar el grupo.

Para el adolescente esto cerraría un proceso inolvidable: “Sería la culminación de mi trabajo y el sueño de mi vida“.

Puede interesarte