Por Monserrat Fuentes
28 enero, 2019

De camino a la escuela todos los niños leen un libro nuevo.

Gracias a los teléfonos móviles, tablets y todo tipo de dispositivos electrónicos, actualmente los niños dedican mucho más tiempo conectados a internet que el que dan a la lectura, por eso cualquier medida que fomente la lectura en los pequeños es tomada como un pequeño gran logro.

Una inteligente conductora de autobús encontró una manera creativa de hacer que leyeran de camino a la escuela, y todo sucedió por accidente. «Uno de los niños tenía demasiada energía, así que le pedí a su hermano mayor que estaba sentado a su lado que le leyera un libro de la bolsa que tenía», le dijo a Scary Mommy. «Una vez que otros estudiantes vieron los libros, preguntaron por qué no podían hacer lo mismo y el resto, dicen, es historia», dice el conductor.

Arkansas Department of Education/Facebook

La mujer quiso fomentar una cultura de lectura en los niños, por eso agregó una cesta con cuentos para que los estudiantes pudieran leer en el camino.

«La forma en que funciona es que cuando los estudiantes suben al autobús pueden obtener hasta tres libros. Después de leerlos, pueden compartir con los estudiantes a su alrededor, luego, los colocan nuevamente en el balde al salir por la puerta» explica, «tengo estudiantes mayores que leen a estudiantes más pequeños, y estudiantes más pequeños que leen a estudiantes mayores. Los viernes por la tarde tenemos un ‘lector invitado especial’ generalmente desde la parte trasera del autobús (estudiante de secundaria o secundaria). Escogen un libro, se sientan en el asiento delantero y lo leen por el altavoz a todo el autobús. ¡Les encanta esto!», afirma la conductora.

Callison dijo que no puede creer toda la atención que su idea ha recibido desde que el distrito la publicó en línea. Algunos alumnos mayores la han ayudado a continuar con su “biblioteca andante” y la idea ya comenzó a replicarse en otros autobuses escolares.

Arkansas Department of Education/Facebook

La conductora dice que ha escuchado de otros conductores de autobuses que han dicho que implementarán un club de libros en sus rutas. «Es algo en lo que se han metido niños de todas las edades», comparte, «es posible que a los niños mayores no siempre les guste leer ellos mismos, pero sí disfrutan leyendo a los estudiantes más pequeños. Ha sido muy divertido para todos ellos».

Una idea digna de ser copiada.

Puede interesarte