Por Vicente Quijada
18 julio, 2018

En respuesta, el futbolista publicó una carta condenando la agresión del fanático.

Este lunes, Christian Cueva revivió la pesadilla que vivió aquel 16 de junio, en el duelo ante Dinamarca. En el minuto 45′, y con el 0-0 en el marcador, el mediapunta tuvo una oportunidad inmejorable para llevar a Perú a la delantera con un penal a su favor. Sin embargo, erró estrepitosamente y el encuentro acabó 1-0 a favor de los daneses, enterrando desde un inicio las aspiraciones incaicas.

Como si no fuera suficiente castigo la culpa, ahora sufrió el ataque de un hincha, Renzo Quiroz, quien viajó junto al jugador camino a Rusia. Cueva iba en camino a firmar por su nuevo club, el Krasnodar, cuando se pilló con esta desagradable sorpresa. 

Pensando que se trataba de un clásico saludo para el fanático, el futbolista lucía sonriente. Pero cuando Quiroz afirmó que «le había cagado el Mundial» y que él era un «cagón de mierda», su rostro cambió rápidamente, dejando en evidencia su incomodidad y mirando hacia el otro lado.

En Perú las reacciones no se hicieron esperar, con un sinfín de mensajes de apoyo para el delantero y en contra de la reprochable agresión. Hasta la Federación Peruana de Fútbol salió en su defensa, subiendo una publicación que pedía respeto por Cueva.

Ya enterado de la repercusión de su ataque, Quiroz, quien se desempeña como chef, subió otro mensaje, disculpándose con el malogrado futbolista.

«La verdad no pensé que sea de tanta magnitud. Pido disculpas a quien haya hecho daño. Pido disculpas públicas. Lo siento mucho, de corazón, disculpas una vez más a la hinchada, al pueblo peruano. Soy peruano. Jamás dejaré de serlo y amo a mi país», afirmó el individuo, quien en ningún momento se dirigió directamente al jugador involucrado. 

Cueva, por su parte, publicó una sentida carta en respuesta a la agresión, donde afirma que «una de las manifestaciones deportivas que más ha unido al pueblo peruano» y el sentimiento por la camiseta de la selección «no puede verse mancillado por manifestaciones aisladas de odio y resentimiento».

AP

«Lamento profundamente la agresión verbal que sufrí de parte de una persona que, aprovechándose de mi buena fe y disposición para con todos los hinchas, profirió palabras irrepetibles en una grabación de video. Este hecho hiere no solo la dignidad de mi familia, sino también del equipo y de todos los peruanos que hemos sido “uno solo en este mundial”, espetó el ariete incaico.

Respeto para Cueva. 

Puede interesarte