Por Alejandro Basulto
5 noviembre, 2019

Se encontraba enterrada junto a un montón de armas en Noruega.

La ciencia no solo sirve para mejorar las condiciones de vida de las personas que viven en la actualidad y de que las vivirán en este planeta en un futuro. Sino que también es útil para conocer más acerca de nuestra historia como humanidad, yendo más allá de los mismos textos y libros que se han encontrado de siglos atrás. De tal manera, que se ha podido conocer acerca de culturas de las que en textos no había información suficiente sobre sus costumbres o sobre las maneras en que se vestía y veía la gente.

Pixabay

Y esto se demostró recientemente tras un hallazgo de unos científicos en Noruega, quienes lograron recrear la cara de una guerrera vikinga que luchó por su supervivencia y dio bestiales batallas hace más de mil años.

National Geographic

Recreación que se pudo lograr tras dar con los restos de la mujer en un cementerio vikingo en Solør (ahora está en el Museo de Historia Cultural de Oslo), que de manera pronta fueron identificados como femeninos. Lo que explica también el lugar de su entierro, debido a que no estaba adecuado como para un guerrero, ya que la persona sepultada era del género femenino.

National Geographic

Gracias a la última tecnología de reconocimiento facial, se logró dar con la apariencia de esta mujer que posiblemente falleció tras la grave lesión que tiene en su rostro. Sin duda alguna un descubrimiento de gran envergadura, debido a que «es la primera evidencia que se encuentra de una mujer vikinga con una lesión de batalla», según declaró la arqueóloga Ella Al-Shamahi a The Guardian.

Getty Images

Es increíble lo logrado, debido a que un rostro que no se podía apreciar hasta hace mil años, hoy gracias a la tecnología moderna se puede ver. A pesar de que según la doctora Caroline Erolin, profesional de la Universidad de Dundee, quien trabajó en la reconstrucción, asegura que esta no resultó ser 100% precisa.  Aún con la precisión faltante, alguien que la hubiera conocido podría reconocerla hoy. Hallazgo que nuevamente habla del perfil guerrero de muchas mujeres, que a pesar de que en el combate cuerpo a cuerpo pudieron haberse visto comprometidas, disparando flechas a larga distancia lo compensaban.

 

Puede interesarte