Por Constanza Suárez
17 noviembre, 2020

La cirugía duró siete horas y fue coordinada por las diferentes especialidades y servicios de la Unidad Médica de Alta Especialidad(UMAE) en México.

Melissa, una joven mexicana de 20 años, sufrió un accidente laboral con una máquina que le arrancó por completo su brazo izquierdo. Tras sufrir el accidente, Melissa ingresó al Hospital General de Subzona (HGSZ) No. 7 de San Francisco del Rincón y debido a la atención que requería se le trasladó a la Unidad Médica de Alta Especialidad del Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS) en León, Guanajuato. Especialistas en Traumatología y Ortopedia, Cirugía Reconstructiva y Angiología de la Unidad Médica la operaron y reimplantaron exitosamente su extremidad. 

La paciente ingresó en estado de shock y con pérdida importante de sangre, inmediatamente fue estabilizada. 

IMSS

“Al momento del accidente no sentía dolor, pero sí pánico, gritaba y pedí ayuda a mis compañeros. Me sentía incompleta, creía que mi brazo se había destruido totalmente y los médicos me dijeron que no me aseguraban salvar mi extremidad, pero que iban a hacer su mejor trabajo. Me estaba haciendo a la idea que perdería mi brazo”, contó Melissa al Instituto Mexicano del Seguro Social.

La cirugía duró siete horas y se llevó a cabo con la coordinación de las diferentes especialidades y servicios de la UMAE. Realizaron el reimplante total del brazo derecho tomando injertos de la pierna izquierda y así dar nuevamente circulación a la extremidad. 

IMSS

La especialidad de Cirugía Reconstructiva trabajó en los vasos y nervios afectados para lograr el reimplante y aunque el pronóstico funcional de la extremidad es reservado, se logró un gran trabajo en lo estético para beneficio de la derechohabiente, al no registrar pérdida total del brazo. Traumatología y Ortopedia unió el hueso mediante una reconexión y dando estabilidad y soporte a la extremidad por medio de un fijador externo, el cual se mantendrá de cuatro a seis meses, después iniciará con rehabilitación para evitar que el brazo se contraiga.

Después de la operación, Melissa estaba sorprendida y dijo: “Voltee y vi mi brazo. Sentí un gran alivio al saber que mis doctores habían logrado reconstruirlo. Gracias a ellos estoy completa, tal vez no recupere movimiento, pero sé que hicieron su mejor trabajo. Estoy muy agradecida de que exista el IMSS y doy gracias a todos por el trabajo que realizaron. Soy una muestra de que hacen una gran labor y la hacen muy bien”.

Puede interesarte