Por Catalina Yob
10 Enero, 2017

El hombre reía mientras alguien más lo filmaba. Quedó todo registrado.

En muchos restaurantes la cocina es un verdadero misterio. Nuestros platos llegan listos a la mesa y la verdad es que no tenemos idea la forma en qué los preparan o de dónde provienen los alimentos que tan dichosamente nos llevamos a la boca. Por lo que siempre existe algo de temor o ciertas aprehensiones naturales que surgen sobre la higiene de diversos lugares.

Más de alguna vez hemos visto vídeos de prácticas asquerosas que tienen ciertos cocineros en sus lugares de trabajo. La verdad es que en el minuto morimos de asco y prometemos nunca más frecuentar esa cadena de comida rápido, pero lo cierto es que después nos olvidamos, y seguimos exponiéndonos a platos con productos expirados, de mala calidad, pero por sobre todas las cosas, nos exponemos a personas que no lavan sus manos, a que utilizan las mismas ollas una y otra vez o que peor aún, hacen cosas repugnantes sobre nuestros queridos platos.

Un reciente vídeo de tan sólo 7 segundos ha sacado a relucir nuestros peores miedos y temores a la hora comer algo que no haya sido preparado en nuestras casas. En éste, se muestra a un cocinero de origen chino orinando sin piedad alguna sobre la cocina en la que trabaja.

Aunque se desconoce el origen del vídeo o si los dueños del restaurante han tomado cartas en el asunto, este hecho no aislado no deja de repugnarnos y desconfiar de todo tipo de lugar donde vendan comida.

En algunas localidades en China, especialmente en la ciudad de Dongyang, hacen una preparación con huevos llamada tong zi dan (huevos de niño virgen), los cuales son hervidos en orina de niños de no más de 10 años.

Muchos de los medios locales en China han establecido que el plato puede ayudar a reducir el calor corporal, mejorar la circulación sanguínea, vigorizar el cuerpo y hasta aliviar fiebres…

Aún cuando este tipo de prácticas en las cocinas pudieran curar el cáncer, nos seguirían pareciendo repulsivas y completamente fuera de lugar. ¿Qué piensas tú?

Te puede interesar