Por Maximiliano Díaz
21 mayo, 2018

Reconocidos por ridiculizar a los veganos, los “carnívoros” aseguran que su dieta incluso mejora la sexualidad. Y tú, ¿comerías solo carnes?

El vegetarianismo y el veganismo son unas de las modas culinarias más fuertes del último tiempo: la conciencia por el respeto animal, y los estudios en relación al impacto que los aditivos de la carne pueden tener en la salud han hecho que mucha gente se haya decidido por dejar los filetes, y comenzar a picar zanahorias. Muchos de ellos aseguran que los beneficios de dejar la carne o los productos animales son prácticamente inmediatos: una mejora de la digestión, una disminución del colesterol, y lo mismo con respecto a las insalubres grasas que tienen algunos populares cortes de carne. Además de esto, la reducción del impacto ambiental, aseguran, es también importante y muy pronto será perceptible.

Vivir por la carne

Alamy

Pero, al igual que con todas las corrientes de conducta que establecen algunos grupos humanos, del otro lado suele haber un enorme grupo de sujetos que se burlan y cuestionan estas decisiones. Como es de esperarse, con las personas críticas hacia el consumo de productos animales no es distinto. Y hay un grupo que ha estado tomando bastante fuerza para intentar opacarlos.

Tienen una particular fijación por el físico y el estado del cuerpo. Se alimentan solo de productos animales, y suelen burlarse de las personas que los evitan, sea por las razones que sea. Se hacen llamar carnívoros.

Desde hace casi un año y medio, Shawn Baker ha estado comiendo casi dos kilos de filete diarios. Shawn, que trabaja como cirujano ortopédico en California, Estados Unidos, asegura que en un principio puede ser un poco aburrido el comer lo mismo todos los días, pero a medida que el tiempo comienza a correr, lo deseas más y más.

Él tiene cerca de 50 años y, a pesar de que en algún momento de su vida la medicina fue su pasión más grande, hoy lo es su propio cuerpo. A pesar de su edad (una que muchos piensan como poco apta para el ejercicio), él entrena con una devoción religiosa. Y hace 18 meses que comenzó con su “dieta carnívora”, un régimen que le prohíbe comer alimentos vegetales. Esta dieta, asegura Shawn, es una versión más extrema de la dieta cetogénica, una que reduce drásticamente el consumo de carbohidratos para que el cuerpo pueda comenzar a digerir la grasa con mayor facilidad y velocidad. Al igual que este cirujano, otros devotos seguidores de la dieta aseguran que regula la presión sanguínea, aumenta la libido, y proporciona “claridad mental”.

Shawn es conocido por sus amigos como el “Rey Carnívoro”, y se ha convertido en un importante rostro de esta dieta en las redes sociales. Asegura que seguirla es fácil y efectivo: comer solo carne implica que no hay que planear cenas, hacer balances ni contar calorías. Según él, solo sigue una máxima a la hora de cocinar:

“Solo debo pensar cuán hambriento estoy y cuántos filetes quiero comer”.

Instagram/shawnbaker1967

Una transformación

Shawn suena convencido al hablar, mostrar sus músculos y las fotos de su dieta, pero lo cierto es que el cuerpo de este cirujano no fue siempre igual. Antes de entrar de lleno en el consumo de la carne, su dieta también consistía en comer muchas ensaladas, espinacas y frutos secos. Según él, justamente el abandonar todos los productos vegetales fue lo que lo ayudó a transformar su cuerpo, y disparó su capacidad deportiva:

“Mi dolor de las articulaciones y mi tendinitis desaparecieron. Comencé a dormir mejor, mi piel mejoró. Ya no tengo hinchazón, calambres u otros problemas digestivos, mi libido está tan alta como en mis 20’s, y mi presión sanguínea se normalizó”.

Instagram/shawnbaker1967

La particularidad de los adherentes

Pero el dejar de comer totalmente frutas y verduras no es la única cosa que llama la atención sobre esta dieta. Sus seguidores también se han convertido en un grupo extraño y algo selecto. Muchos empresarios de las criptomonedas se han vuelto adherentes de la dieta carnívora, un fenómeno que fue ampliamente revisado por el portal de noticias Motherboard.

Michael Goldstein, un sujeto que se define a sí mismo como “maximalista del bitcoin y la carne”, asegura:

“El bitcoin es una rebelión contra el dinero fiduciario [respaldado por el gobierno], y la dieta carnívora es una rebelión contra la comida avalada. Cuando uno crece y es capaz de ver por sobre las mentiras y los mitos que los expertos han impuesto, se vuelve mucho más fácil estar más allá de sus dominios”.

Goldstein es dueño de un sitio web dedicado a los carnívoros llamado Justmeat.co. Asegura que come un poco más de un kilo de carne diario, y que su dieta lo hace gastar cerca de 400 dólares al mes. Según él, jamás come pizza, chocolate o vegetales. Su cerebro “ni siquiera los registra como comida”.

Instagram/shawnbaker1967

Para este empresario del internet, solo comer carne le ha ayudado para optimizar sus tiempos de trabajo. Ahora, asegura, hacer las compras le toma 10 minutos. Y se hacen solo en un sector del supermercado. También come solo una o dos veces por día, sin pequeñas meriendas o colaciones entremedio. Según él, además de una dieta saludable, también es una que aporta a la productividad.

Saifedean Ammous, un economista especializado en el fenómeno del bitcoin, está completamente de acuerdo con él. Y asegura que esto es un gran avance para la productividad de las personas que necesitan ahorrar tiempo y conseguir más energía de su alimentación:

“La habilidad para mantenerse enfocado por largos períodos de tiempo me cambió la vida, y fue la razón por la que logré escribir un libro de 300 páginas sobre el bitcoin de una manera bastante adecuada”.

Para Lily Chien-Davis, una especialista en redes sociales radicada en San Francisco, esta dieta también ha cambiado drásticamente sus rutinas y su vida. Ella asegura que comenzó a dejar los carbohidratos cuando su marido fue diagnosticado con cáncer (algunos estudios indican que una dieta cetogénica puede ayudar al cuerpo a luchar contra los tumores). Fue así que Chien-Davis también descubrió que una dieta alta en carnes estaba aliviando su pre-diabetes. Fue solo cuestión de tiempo para que se pasara definitivamente a la dieta carnívora. Según su testimonio:

“En 30 días mi humor mejoró, me puse más fuerte, me dio energía extra y mejor rendimiento. Todos mis amigos sienten curiosidad sobre si me ha dado escorbuto o problemas para defecar. ¡Pero he estado más regular que nunca!”

https://www.instagram.com/p/BhHmRzFDXXP/?taken-by=hellbentonbliss

Dos polos encontrados

Para Ammous, la parte más difícil de seguir esta dieta es socializar con personas no carnívoras:

“Muchos carnívoros nos encontramos con hostilidad de parte de otros. Es bastante inquietante darme cuenta que cuando solía comer comida chatarra todo el tiempo, nadie se ofendía ni se preocupaba por mi dieta, pero ahora todos se sienten muy impresionados cuando les digo que no creo que las plantas sean buenas para mí”.

Chien-Davis se muestra completamente de acuerdo con su colega en la labor informática. Ella asegura que:

“Te sientes como un rarito cuando le hablas a la gente sobre esto, ellos son como “Oh, Dios mío. Estás loco”.

Por si no fuese suficiente con las discusiones presenciales, hay que recordar que internet también es un espacio donde los puntos distintos de las opiniones también pueden verse confrontados constantemente. Los carnívoros aseguran que constantemente se encuentran discutiendo con personas veganas por las decisiones de su dieta.

Travis Statham, un ingenieron en softwares neoyorkino, que también se desempeña como administrador de una larga lista de portales carnívoros, puede almorzar de cuatro a seis cuartos de libras con queso de McDonald’s. De acuerdo a su punto de vista sobre las bondades del consumo de carne, los veganos preocupados por la esclavitud bovina jamás piensan siquiera en el monocultivo que mata a miles de ratones y otros animales pequeños con las enormes máquinas utilizadas para la cosecha. Tampoco piensan en los animales desplazados por los campos de cultivo, ni en los preocupantes efectos de los herbicidas y pesticidas que se extienden por los campos.

Por otro lado, Baker asegura que siempre está molestando y provocando a los veganos en su cuenta de Instagram. Sin embargo, siente mucho respeto por ellos, y cree que son personas maravillosas que intentan dar lo mejor de sí mismos. Según él, los veganos que toman esa decisión por salud y no por ética, son excelentes candidatos para la dieta carnívora:

“Si tu personalidad te permite volverte un vegano extremo, también podrías seguir una dieta carnívora”.

Instagram/shawnbaker1967

Pero sigue habiendo algunos escépticos que apelan a la razón de los nutrientes: Christopher Gardner, un profesor de medicina de la Universidad de Stanford, asegura que los testimonios son increíblemente insatisfactorios como para lograr demostrar algo:

“¿Son tiranosaurios rex? ¿Leones africanos? ¿Humanos? Asumiento que humanos, esto suena desastroso en múltiples niveles. La falta de fibra en una dieta que solo consiste en carne nos expone a estragos en las bacterias de nuestro colon, conocido como el microbioma. Las evidencias más recientes sugieren que con la ausencia de la cantidad adecuada de fibra, las bacterias en el colon comienzan a consumir y adelgazar el revestimiento de la mucosa protectora, lo que a su vez conduce a un deterioro de la función inmune y la inflamación.

Comer demasiada carne también contribuye al aumento de una sustancia llamada trimetilamina en la sangre, que, de acuerdo a las investigaciones hechas por el Laboratorio Cleveland Heart, podría ser tan mala para las enfermedades coronarias como un problema congénito al corazón, las grasas saturadas, y los altos niveles de colesterol.

Además, la industria ganadera también está ligada a la resistencia de los antibióticos en humanos, y son uno de los grandes causantes de los gases de invernadero que contribuyen al calentamiento global.

Sumando todas estas cosas, creo que una dieta carnívora es poco apropiada para la salud humana, mala para la salud del planeta, abusiva para el capital humano que trabaja en la industria de la carne, y para los derechos animales”.

A pesar de todo, las dietas siguen siendo una decisión personal, y solo faltará el avale de algunos pocos que aseguran que funciona para que esta comience a ganar aun más fuerza.

Y tú, ¿la probarías?

 

Puede interesarte