Nadie imaginó que una generación amante del alcohol y drogas se convirtiera en el ejemplo de todo un país.

Slavutych es una ciudad construida después del desastre nuclear de Chernobyl, en 1986. Sus 25 mil habitantes han utilizado las que antes eran instalaciones abandonadas para forjar una nueva vida. El trabajo no fue fácil pero convirtieron esta área en su hogar, después de la dura tarea de volverla hacer habitable.

El fotógrafo suizo Niels Ackermann pasó cuatro años siguiendo a la generación de jóvenes para no perderse detalle de cómo maduraban.

Niels Ackermann

Al principio estaba centrado en sus desenfrenadas vidas, llenas de alcohol, fiestas y excesos de todas las naturalezas.

Niels Ackermann
Niels Ackermann
Niels Ackermann

Con el paso del tiempo comenzó a retratar las relaciones maduras con las que formarían una nueva familia.

Niels Ackermann
Niels Ackermann

 Así construyeron un nuevo confinamiento de seguridad en donde evitan los efectos nocivos de la catástrofe.

Niels Ackermann
Niels Ackermann

Ellos mismos se encargaron de limpiar el mayor desastre nuclear de la historia.

Niels Ackermann
Niels Ackermann

Para Niels era difícil de imaginar que la generación que protagonizó sus capturas llenas de libertinaje, alcohol y drogas, pudiera lograr limpiar toda una ciudad.

Niels Ackermann
Niels Ackermann

Niels descubrió que esa generación se convirtió en los jóvenes ejemplo de todo un país que trabajó para construir una Ucrania más segura.

Niels Ackermann
Niels Ackermann

¿Habías visto una ciudad bajo esta óptica después de la tragedia de Chernobyl?

Puede interesarte