Por Luis Lizama
27 agosto, 2021

El proyecto fue anunciado por el Departamento de Transporte de Indiana (EEUU) y la Universidad de Purdue: Se tratará de una autopista de concreto “magnético”, que utilizará la tecnología contactless para alimentar autos eléctricos mientras son conducidos.

Los automóviles y la gasolina representan muchas cosas. Por una parte, hace ya bastantes años, eran sinónimo de desarrollo y prestancia. Hoy, lejos de aquel prestigio, simbolizan el pasado y cómo la tecnología podría jubilar y revolucionar este medio de transporte.

La compañía alemana Magment está precisamente trabajando sobre esta premisa, para dar un giro de tuerca al mercado y todo lo que este conlleva. “Magment se fundó en 2015 y hoy se enorgullece de tener un equipo experimentado de ingenieros, especialistas en marketing y expertos de la industria, así como socios sólidos que están allanando el camino para la infraestructura de carga del futuro”, adelantan en su sitio web.

Están desarrollando la PRIMERA carretera “magnética” que recargará autos eléctricos mientras son conducidos. El futuro ya está aquí.

Magment

La noticia ya ha sido adelantada por medios locales, como una gran novedad y proyecto que puede revolucionar las carreteras de Estados Unidos. 

“Magment está trabajando en una infraestructura de carga inductiva inalámbrica innovadora y de vanguardia, reinventando la forma en que los vehículos eléctricos se cargan con innovaciones audaces en diseño, tecnologías pioneras y asociaciones globales sólidas. Creemos en el transporte electrificado libre de emisiones y en los vehículos que pueden cargar donde van y no tienen que ir a cargar. Transparente, conveniente y sostenible”.

–explican–

En primera instancia, fue el propio Departamento de Transporte de Indiana (EEUU) y la Universidad de Purdue, quienes confirmaron la iniciativa de la startup alemana.

Magment

Según explican, todo podría arrancar a finales del verano, en el hemisferio norte, con pruebas de pavimento, análisis e investigación.

En la fase 3 de las pruebas, el Departamento de Transporte de Indiana construiría unos 400 metros de carretera “magnetizada”. Todo con la finalidad de probar en terreno la eficacia de este proyecto. 

“A medida que los vehículos eléctricos se utilicen más ampliamente, la demanda de una infraestructura de carga conveniente y confiable continuará creciendo, y la necesidad de innovar es clara”.

–indica el Departamento de Transportes de Indiana–

Pero ¿Cómo funciona esta tecnología?

Magment

Cada vehículo deberá estar equipado con una bobina receptora, que recogerá la carga magnética a través de la carretera y el hormigón magnetizable.

A su vez, la superficie recibirá energía desde el viento y paneles solares, ubicado en zonas estratégicas.

El futuro ya está aquí.

Puede interesarte