Por Javiera González Ruiz
10 diciembre, 2018

El pequeño debía disfrazarse para una presentación navideña en la escuela, pero su maestra notó algo extraño en la oveja y la regresó a casa.

Comprar en internet no es la gran cosa. Si bien es más barato porque suelen haber más ofertas, hay que esperar tiempo por el despacho y es probable que no sea exactamente lo que queríamos. Si no lo creen, revisen los miles de comentarios en internet sobre miles de decepciones.

Pero aún así, hay gente que de todas formas se atreve a correr el riesgo… Helen Cox fue una de ellas.

Como estamos en vísperas de navidad, la mayoría de los niños debe disfrazarse de alguna temática navideña para hacer un show en la escuela. Y el hijo de cinco años de Helen, Alfie, no fue la excepción.

De acuerdo a la maestra, el pequeño debía interpretar a alguno de los personajes del pesebre, así que debía vestirse de pastor.

Apenas su madre se enteró, comenzó a buscar por internet algún disfraz que la convenciera, y finalmente por Amazon compró uno que valía 16,99 dólares y que además traía una oveja que se inflaba.

Amazon

Sin embargo, cuando llegó el traje y su madre lo envió a la escuela, quedó desconcertada cuando vio a su hijo que regresaba a casa con la oveja. “Le pregunté: ‘¿por qué has traído a la oveja a casa, Alfie?’ contó Helen, y recién allí, cuando el pequeño le dijo que la maestra lo había enviado de regreso, comenzó a sospechar algo extraño.

Pero solo lo pudo descubrir en cuanto la infló. Tenía pestañas largas y los labios pintados rojos… además de una extraña sorpresa en el trasero.

Twitter @FelicityMorse

“Tardé una eternidad en terminar de inflarlo; estaba allí soplando y soplando hasta que el aire alcanzó sus piernas”, dijo la madre de Alfie. “Me apresuré a poner el tapón de nuevo para que no se desinflara y de repente vi el enorme agujero en el trasero. No podía creer lo que estaba viendo”.

Evidentemente era un juguete inflable para adultos, y no podía hacer que Alfie dejara de jugar con él. Por más que le insistía en que no debía jugar con ella, él más se empeñaba en encontrar una razón entendible. “Le dije que no parecía una oveja adecuada porque tenía bigote, lápiz labial rojo y un arco en la cabeza, pero todavía quería jugar con él. No podía pensar en ninguna otra razón de por qué no”.

Twitter @@Ka__Mai

Entonces, cuando Alfie descubrió el agujero y preguntó qué era, Helen le respondió que era “para el papel higiénico de la oveja”, mientras idea un plan para hacer desaparecer al curioso animal de juguete.

Si bien la madre se preocupó de buscar un disfraz acorde a lo que le habían solicitado en la escuela, también se preocupó de buscar uno que fuera de niños. Y en Amazon aparecía que era especial para niños pequeños. Por eso tras esta curiosa anécdota, un portavoz de Amazon le dijo a MailOnline que todos los vendedores deben seguir nuestras pautas de venta y aquellos que no lo hagan estarán sujetos a acciones, incluida la posible eliminación de su cuenta. El producto en cuestión ya no está disponible.

Puede interesarte