Por Vicente Quijada
10 octubre, 2018

Las inundaciones en su ciudad natal ya han cobrado 10 vidas, y el tenista ofreció su Academia como alojamiento.

Las últimas horas han sido de terror en la localidad de Sant Llorenc, en Mallorca. El torrente que lleva el mismo nombre que dicha ciudad se desbordó, inundando y llevándose todo a su paso y obligando a los residentes a resguardarse y trabajar para salvar lo que sea posible. Es más, la tragedia es tal que, hasta el día de hoy, se contabilizan 10 fallecidos. 

A 11 kilómetros de Sant Llorenc, en Porto Cristo, vive uno de los hijos ilustres de Mallorca, Rafael Nadal. Y el primer lugar del ranking ATP, que no está participando en Shanghái porque se encuentra en recuperación, salió en rescate de sus conciudadanos. 

Con las botas y una pala, y a pesar de la lesión que sufrió en la rodilla derecha, el mallorquino se sumó a las labores de limpieza del barro en algunas casas y comercios, tal como si fuera un residente más, común y corriente.

No contento con esta demostración de humildad y solidaridad, la mejor raqueta del mundo también ofreció su centro deportivo y la Academia que tiene en Manacor, a sólo unos kilómetros de la localidad más afectada por las riadas, para que sirva como centro de refugio de los damnificados. 

“Día triste en Mallorca. Mi más sincera condolencia a los familiares de los fallecidos y heridos por las graves inundaciones en San Llorenç. Tal y como hicimos ayer volvemos a ofrecer hoy las instalaciones de @rnadalacademy para todos los afectados que necesiten alojamiento”, escribió el español en sus redes sociales.

Y el llamado tuvo efecto, ya que el primer día se resguardaron al menos 50 personas en las instalaciones del tenista, quienes luego se quedaron o volvieron a sus casas para evaluar los daños del temporal que azota Mallorca.

“La prioridad es localizar sobrevivientes, socorrer a las personas aisladas en casas, tenemos muchas casas vacacionales y está todo inundado, no pueden salir de sus casas”, manifestó Antonia Bauza, la teniente de alcalde de Sant Llorenc, reafirmando la importancia de buscar refugio durante la catástrofe. 

EFE

¡Fuerza Mallorca!

Puede interesarte