Por Pamela Silva
17 julio, 2017

Incluso le confiscó su mortal arma de juguete y después arrestó a su madre.

La historia de nuestro planeta ha estado marcada por crímenes terribles, pero parece que sin importar las barbaridades que se cometan, la gente no parece entender y es una historia que sigue repitiéndose. Desde personas que agarran autos a martillazos porque no saben controlar su rabia, a pueblos enteros que se vengan brutalmente cuando sus líderes son asesinados, pasando por desgracias en viajes familiares. 

Y esos son sólo los crímenes de los que tenemos conocimiento, ¿Se imaginan la cantidad de cosas que suceden al rededor del mundo y que nunca se descubren? Creo que ni siquiera soy capaz de pensar en cosas más terribles. 

Entonces obvio que parece muy lógico que un policía de Carolina del Sur, Estados Unidos, arreste a un niño de nueve años por estar causando “desórdenes” mientras jugaba en su patio.

Como leyeron, un policía recibió un llamado en el cual denunciaban que el menor estaba lanzando piedras contra la ventana de una casa. Así que el policía, sin siquiera confirmar la información, se acercó al menor y le puso esposas.

Esposo a un niño y después le confiscó su pistola de juguete “para tu seguridad y la mía”. UNA PISTOLA DE JUGUETE.

Cuando llega la madre y ve a su hijo esposado en el asiento trasero de un auto policial, claramente se enoja. Así que el policía también la esposó a ella y los llevó a ambos a la comisaría. 

Afortunadamente, los dos fueron liberados sin ningún cargo en su contra. El departamento de Policía de Carolina del Sur declaró que no es ilegal que un policía arreste a alguien que encuentre sospechoso, sin importar su edad. 

Pero vamos hombre, un poco de criterio. ¿Qué puede hacer un niño de nueve años con una pistola de juguete? 

Te puede interesar