Por Alex Miranda
4 julio, 2018

La joven Nahir Galarza no pudo sostener con pruebas sus relatos ante los jueces, los que dictaminaron que ella debía cumplir cadena perpetua en la cárcel por su delito.

Nahir Galarza ya es conocida a nivel internacional. Y es que esta joven de argentina de 19 años hizo noticia por asesinar de dos disparos a su novio, Fernando Pasroizzo, a finales de diciembre del año pasado. La chica fue enjuiciada, y ahora el tribunal de Gualeguaychú -de la provincia de Entre Ríos al norte del país-, declaró culpable a Galarza y la sentenció a cadena perpetua.

Dicho tribunal consideró que habían pruebas suficientes como para declararla culpable y demostrar intencionalidad para matar a Pastorizzo. A diferencia de lo que dice el juez, Galarza dice que todo fue un accidente, y en eso se basó su defensa. La gente del tribunal fue tajante al decir que “Fueron tiros intencionados y dirigidos”, por lo que condenó a la chica por homicidio calificado agravado por el vínculo.

La idea de un crimen así en una localidad tan pequeña ha conmocionado a esta ciudad de Entre Ríos, que colinda con Uruguay y que su mayor fama en el país son sus carnavales. Entonces ¿Cómo pasó esto?

Galarza y Pastorizzo tuvieron una discusión importante antes de Navidad, ante lo cual dejaron de hablar por unos días, hasta que quedaron de juntarse una noche. El padre de Galarza, un policía, tenía su arma de servicio en la casa, cuando su hija la tomó y se fue a juntar con Pastorizzo; al momento de juntarse se subió a la motocicleta de su acompañante y al poco andar le disparó. el tribunal dijo en la lectura de la sentencia:

“El segundo disparo fue de frente, cuando Pastorizzo estaba malherido”.

Instagram

La versión de Galarza

Durante el juicio, Galarza dijo que ella era víctima de violencia de género por parte de su ex pareja, además de acusar a Pastorizzo de golpearla en más de una vez. El tribunal no creyó las palabras de la chica, argumentando que no existían evidencias para respaldar sus palabras. Al final, algunas de sus declaraciones terminaron siendo más comprometedores para ella, por ejemplo cuando dijo en el juicio que no llamó a una ambulancia ni informó lo ocurrido porque «estar herido no significa que te vayas a morir». Tuvo que ser un vecino que vio a Pastorizzo en el suelo quién avisó lo ocurrido, pero la víctima murió antes de llegar al hospital.

«Ni siquiera se me cruzó por la cabeza que iba a morir. Me enteré cuando me llamó la mamá. Se me paró el corazón, porque me llamaba ella. Ahí me enteré lo que había pasado. Me preguntó si había estado con él y ahí me dijo que había fallecido», dijo Galarza en el juicio.

Ese mismo día Galarza se presentó en la comisaría y se declaró culpable del asesinato de Pasotizzo con el arma de su padre, pero una vez en el juicio cambió su versión. En su nueva declaración dijo que la persona que cargaba el arma era su ex pareja, que la llevaba en las ropas, después de que la fue a buscar a su casa. En el camino ambos de cayeron y fue en ese momento en que se disparó por primera vez el arma. El segundo disparo se habría producido cuando la joven tomó el arma en medio del aturdimiento de la caída. Un perito balístico fue lapidario al decir que negaba cualquier posibilidad de un disparo accidental.

Otra de las cosas que hundieron la declaración de Galarza fueron las cámaras de seguridad que habían en el barrio, ya que grabaron a la chica regresar a su casa, a paso normal, sin las supuestas conmociones ni aturdimiento del que hablaba a los jueces.

Diario El Argentino

«Estoy en paz y tranquila»

La familia de Fernando cuando escuchó la sentencia afirmó que «triunfó la justicia», mientras que Silvia Mategazza -la madre del joven- agradeció a la ciudad por su apoyo y dijo que: «Estoy en paz y tranquila. Se pudo llegar a la verdad y se hizo justicia». Mientras que la familia de Galarza -que había intentado por todos los medios de que la sentencia no fuera cadena perpetua- se tuvo que resignar a la condena. Aunque aún les queda una opción.

El fallo aún es recurrible, por lo que no todo está perdido para Galarza. De hecho, uno de sus abogados, Horacio Dargainz, dijo que habían dudas sobre la rapidez con la que los jueces estudiaron las pruebas presentadas en el caso, que es uno de los más mediáticos en el último tiempo. Si los tribunales superiores ratifican esta primera condena, Galarza recién podría solicitar beneficios penitenciaros pasados ya 35 años en prisión.

Puede interesarte