El conductor de la motocicleta cayó al suelo, mientras que su hija quedó bajo el vehículo.

Después de ver como alguien murió producto de la imprudencia de un ser humano por tomar unas copas de más, estoy totalmente en contra de toda mezcla que fusione el alcohol con la conducción. Es que no entiendo qué tiene que pasar para que entendamos que borracho jamás manejarás mejor, sino que puedes provocar un terrible accidente.

En Barcelona, se dio a conocer un triste caso ocurrido el lunes 06 de febrero a eso de las 23:00 horas,  donde un conductor que transitaba entre las calles de Perpinyà del distrito de Sant Martí en la ciudad catalana, cuando chocó una moto donde iba un padre con su hija de 16 años. 

Según lo que informó la Guardia urbana de la ciudad a la señal de televisión Antena3, el chofer del vehículo que se encontraba totalmente borracho, chocó con la moto y se dio a la fuga; lo que no se percató, es que la hija adolescente del motociclista estaba abajo del vehículo: la arrastró 500 metros.

Personas que transitaban por el lugar retuvieron al conductor que se resistía. La policía lo detuvo y hoy enfrenta cargos como conducción bajo los efectos del alcohol y lesiones graves por una imprudencia grave.

La joven, fue trasladada a un recinto hospitalario donde sigue internada por las graves heridas producto del accidente.

Pasa las llaves a alguien sobrio. ¿Tan difícil es entenderlo?

Puede interesarte