Por Camila Cáceres
10 mayo, 2017

El hombre trataba de proteger a sus nietos.

No sé de donde salió esta idea de que montarse en la rabia o hundirse en la tristeza es la mejor forma de “liberarte” de las emociones negativas. La mismísima palabra “zen” te hace imaginar en un monje meditando junto a un jardín oriental. Vamos, que no es exactamente la imagen de destrucción y caos, ¿no? Y es que a pesar de que expresar nuestras emociones intensamente es placentero, no necesariamente es saludable.

No se trata de tragárselas tampoco, pero hay que ser razonable sobre ello. Encontrar el lugar y la medida. Reconocer que “aceptar y procesar” no es lo mismo que “expresar violentamente”.

Y alguien realmente debería haberle explicado eso a Zaac Spencer de Nottighamshire, Inglaterra.

SWNS

Este hombre de 26 años creó una “Jaula de Ira” para quienes “necesitan descargarse”: una sala llena de objetos que podías destruir a gusto con un bate de béisbol. Suena divertido, ¿no? Spencer juraba que era una excelente terapia, aunque jamás cito psicólogos y expertos en ira porque, ya saben, no es verdad.

La prueba de esto fue tan violenta como innecesaria.

SWNS

De hecho, Zaac Spencer tenía el contacto con sus hijos muy limitado y cuando trató de pasar a recogerlos tras la escuela, su propia madre trató de intervenir.

La señora Tina Walker intentó razonar con él, pero su hijo comenzó a gritarle. Entonces intervino Neil Walker, quien es pareja de su madre desde que Spencer tenía siete años. El hombre sufre de hemofilia, lo que hace cualquier tipo de hemorragia extremadamente peligrosa.

A Spencer no le importó y comenzó a golpearlo frente a sus hijos con una ira descontrolada.

SWNS

Neil Walker debió pasar tres días en el hospital y, debido a su enfermedad, le tomará un largo tiempo recuperarse completamente.

Spencer no fue condenado a tiempo tras las rejas, pero una prohibición le impedirá acercarse a su madre, su padrastro, su ex pareja y sus dos hijos por cinco años.

¿Te parece una condena justa?

Puede interesarte