Tardaron 5 meses en aprender e incluso tuvieron una hermosa ceremonia de graduación.

Cada vez hay menos personas analfabetas en el mundo, pero eso no implica que jamás vayamos a toparnos con una. Bien sabe de ello Nataly Bonato, la administradora de la comunidad de WeWork Paulista, un espacio de trabajo compartido en Sao Paulo, Brasil.

Resulta que la mujer estaba a cargo de la unidad de limpieza del lugar, y para llevar un mejor control de las áreas limpias, decidió pedirle a sus empleados que llenaran algunos formularios que permitieran saber si el lugar había sido limpiado o no, y las razones.

Y cuando los empleados supieron de ello, se mostraron bastante nerviosos.

Facebook @Nataly Bonato

Las planillas de los informes tardaron una semana en estar listas y cuando llegaron los auxiliares de aseo para explicarles cómo debían llenarlas, todo se volvió un caos. Ellos no entendían de qué se trataba el informe y se llegó a la conclusión, de acuerdo a lo que publicó Nataly en Facebook, de que el 50% de los empleados eran analfabetos.

Si bien podrían haberlos despedido y buscar a personas más capacitadas para el trabajo, prefirieron enseñarles a leer y a escribir.

Facebook @Nataly Bonato

Así que de las mismas personas que formaban parte de WeWork, Nataly buscó a alguien que pudiera alfabetizar a los auxiliares de limpieza. Así es como el educador Dani Araujo de la empresa Mastertech aceptó el desafío.

Las clases se llevaron a cabo los martes y jueves, en el horario de almuerzo, y duraban 1 hora y media. “Fue osado participar en ese proyecto. No tenía experiencia con la enseñanza para adultos. Me emocioné y lloré con cada logro que hicimos juntos, me siento privilegiado del aprendizaje que me dieron”, contó el profesor.

Facebook @Nataly Bonato
Facebook @Nataly Bonato

Y aunque varios pensaban que tomaría bastante tiempo, al menos tres de los empleados analfabetos pudieron escribir una carta luego de cinco meses de clases. Por supuesto que ese gran logro debía ser celebrado, así que Irene, Neuraci y “Madruga” tuvieron su propia graduación a la que asistieron con una toga y recibieron su reconocimiento.

Facebook @Nataly Bonato

La emoción inundó la sala y a la gran mayoría se le escaparon lágrimas de felicidad.

Facebook @Nataly Bonato

¡Un aplauso para estas personas por darles una enorme oportunidad!

Puede interesarte