Por Alejandro Basulto
5 septiembre, 2019

2.000 personas confirmaron su asistencia al evento realizado en Facebook, mientras que otros 10.000 entusiastas colocaron que estaban «interesados» en participar.

La policía de Braehead, en Glasgow, recibió un llamado que les sorprendió en primera instancia. Debido a que los oficiales se comunicaron con encargados de la sucursal de la tienda de muebles, Ikea, quienes solicitaban su ayuda para hacer frente a un evento de Facebook en el que se convocaba a visitar el supermercado dedicado a la venta de armarios, refrigeradores y camas, para esconderse en sus objetos en venta, en lo que sería un juego de escondidas masivo.

Pixabay

El evento de Facebook, que convocaba a esta instancia que preocupó a los gerentes de la tienda, llegó a contar con 2.000 personas que confirmaron su asistencia, además de otros 10.000 entusiastas que se mostraron interesados en participar en esta iniciativa de rememorar un juego de la infancia que a muchos nos encantó en su momento. Pero, que se haya enterado el personal a cargo de la tienda, terminó por truncar sus planes, debido a que enseguida informaron a las fuerzas de orden y seguridad para que les presten la protección necesaria para hacer frente a este evento.

Google Maps

De hecho, al momento del evento y según los informes de los usuarios que asistieron, se vio como la policía rechazaba a las personas que querían ingresar a la tienda. Un portavoz de Police Scotland llegó a confirmar a cinco policías que acudieron a ayudar al personal de seguridad de la tienda Ikea.

AP

«La seguridad de nuestros clientes y compañeros de trabajo es siempre nuestra máxima prioridad (…) Sabíamos que se estaba organizando un evento no oficial de ocultar y buscar en Facebook en nuestra tienda y hemos estado trabajando con la policía local para obtener apoyo. (…) Si bien apreciamos que los juegos en una de nuestras tiendas puedan ser atractivos para algunos, no permitimos que este tipo de actividad tenga lugar para garantizar que ofrecemos un ambiente seguro y una experiencia de compra relajada para nuestros clientes»

– declaró Rob Cooper, gerente de la tienda Ikea en Glasgow.

Finalmente la idea no prosperó, pero el susto de los trabajadores y de la gerencia de la tienda no se quitará.

Puede interesarte