Por Vicente Quijada
7 septiembre, 2018

El atleta, que disputaba el Iron Man de Lake Placid, no podía creer su mala suerte.

Con 3,8 kilómetros de natación, 180 en bicicleta y 42 a pie, el Ironman es una de las competencias más exigentes que un atleta pueda desafiar, considerando también el alto riesgo de lesiones que conlleva. Pero correr más de 13 horas y media para perder el primer puesto tras una maniobra ridícula, parece demasiado inverosímil para ser cierto. Pero lo es, y ocurrió en la prueba realizada en Lake Placid, Nueva York. 

Como se puede ver en el registro, el corredor chino va por delante, a sólo metros de cruzar la meta como campeón de dicha edición del certamen. Emocionado, no puede evitar dar un salto de alegría -con el puño en alto– y, a segundos de proclamarse campeón, cae aparatosamente, lesionándose el tobillo y quedando en el suelo, a centímetros de lograrlo.

Para más remate, su perseguidor y otro par de atletas lo rebasaron, mientras el asiático, con una cara de no creer lo que le había pasado, era atendido por el staff médico de la competición. Está bien, el cansancio le jugó una mala pasada, pero la acción es simplemente inexplicable, más considerando que su más cercano contrincante venía sólo pasos detrás. Al final, se quedó con la medalla que certificaba su participación, pero no con la de campeón, la cual estuvo a menos de un metro de conseguir. 

Anyone2u

Otra prueba más de que nunca es bueno -ni sano- celebrar antes de ganar. 

Puede interesarte