Por Catalina Yob
1 junio, 2018

Pese a tratarse de un proceso completamente invasivo, los activistas aseguran que es un “mal necesario” para combatir la caza furtiva que hoy tiene a la especie al borde de la extinción.

Más de 1.000 rinocerontes murieron en manos de cazadores furtivos en el año 2017, quienes día tras día salen en busca de estos majestuosos animales con el propósito de extraerles sus cuernos. El alto precio de éstos, los cuales superan al oro, permite que cientos de personas lleven a cabo su cometido, sin importar que esto implique que los rinocerontes encuentren su deceso tras horas desangrándose en el suelo.

De acuerdo a cifras de la organización “Save the Rhino”, desde el 2008 más de 7.000 rinocerontes han sido asesinados en manos de la avaricia y el egoísmo de miles de cazadores furtivos, suma que registró un preocupante aumento en relación a años anteriores. Pese a las campañas de protección, difundidas por todo el mundo, los gobiernos siguen aplicando medidas ineficientes en contra de quienes ingresan a territorios protegidos y atentan contra la vida de estos animales para arrebatarles aquello que ha permitido la protección de la especie.

Save the Rhino
Save the Rhino

Durante los últimos años, el tráfico de cuernos de rinocerontes ha experimentado alarmantes aumentos, debido a las propiedades que éstos contienen. Cura para el cáncer, alivio de la resaca, ornamentación e incluso psicoactivos, éstos son sólo algunos de los fatídicos usos que proporcionan los cuernos de rinocerontes, los cuales son robados día tras día. 

Mil dólares suele ser la suma de dinero con la que un cuerno de rinoceronte puede ser adquirido a través del mercado negro sudafricano, los cuales siguen suscitando alta demanda desde diversos lugares del mundo, mayoritariamente de países asiáticos, en donde se revenden a elevadas sumas de dinero. 

“Un mal menor”

El rinoceronte blanco se encuentra oficialmente extinto, mientras que la población de rinocerontes negros sigue disminuyendo, cifras que ponen de manifiesto que las majestuosas especies estarían al borde de la extinción. La situación a nivel global es igual de grave, hoy existen menos de 30.000 animales en el mundo, a raíz de la caza furtiva que sigue avanzando con libertad en los recintos en donde éstos habitan.

La situación extrema ha provocado el surgimiento de medidas extremas para proteger las vidas de los rinocerontes, los cuales coexisten en constante amenaza. En los últimos años se ha implementado un nuevo y riesgoso método para salvar las vidas de los rinocerontes en Sudáfrica. Por medio de una potente inyección con fármacos y sedantes, veterinarios drogan a los rinocerontes con el propósito de cortarles los cuernos antes de que sean asesinados por los cazadores.

Tony Carnie
WWF

Pese a tratarse de un hecho que violenta la integridad del animal, éste no involucra un derrame de sangre que termina provocándole la muerte al animal. Además de la administración de fármacos, los ojos y los oídos de los rinocerontes son tapados para así reducir cualquier foco de estrés que pueda producir el sonido de la motosierra.

El presidente de la Asociación de Guardabosques de África, Chris Galliers, asegura que la técnica de “descornado” ha influido positivamente en la sobrevivencia de los animales. Pese a tratarse de una técnica que preferirían evitar, ya que se trata de algo “costoso e invasivo”, ésta es un “mal necesario” para proteger sus vidas.

En relación al período comprendido entre los años 2010 y 2015, la caza furtiva de rinocerontes en reservadas privadas se ha reducido al 5%. El doctor Mike Toft, uno de los impulsores, ha logrado eliminar cerca de 1.800 cuernos en los últimos tres años en KwaZulu-Natal, uno de los territorios preferidos para los cazadores. 

Univision

La operación es ruidosa y violenta, sin embargo ésta no implica sangre, ni sufrimiento. De acuerdo a su experiencia, Toft insiste en que no es más doloroso que un corte de uñas si el procedimiento se realiza correctamente y con la ayuda de profesionales especializados.

Puede interesarte