Por Constanza Suárez
25 mayo, 2020

Hypergiant pretende derrotar al cambio climático con este invento.

Las miramos en menos, pero de hecho podrían ser la clave para abordar el cambio climático: al igual que los árboles, las algas usan dióxido de carbono para realizar la fotosíntesis, secuestrando al CO2.

Hypergiant, una compañía de productos y soluciones de Inteligencia Artificial(IA), está aprovechando este poder único de las algas en su última tecnología, el bio-reactor EOS que utiliza IA para optimizar el crecimiento de algas y el secuestro de carbono.

Hypergiant

Su bio-reactor está construido para conectarse a los sistemas de HVAC que se encuentran en grandes edificios industriales, rascacielos y edificios de apartamentos, que son algunos de los principales contribuyentes al calentamiento global del CO2 emitido a través de su uso de energía y sistemas de aire acondicionado.

La ciencia es clara en que no solo debemos reducir nuestras emisiones de carbono como un medio para detener el daño irreversible del cambio climático y limitar el calentamiento global, sino que también debemos sacar el carbono de la atmósfera para mantenernos dentro del objetivo establecido de 1.5 C del Acuerdo Climático de París.

Si bien todas las soluciones para disminuir el CO2 brindan esperanza y las comunidades científicas y tecnológicas las buscan incansablemente, Hypergiant cree que las algas ofrecen el mayor potencial de impacto, según mencionaron en su sitio web

Hypergiant

Las cualidades únicas de las algas lo convierten en un candidato principal para la escalabilidad, como su capacidad de sobrevivir en temperaturas extremas, el hecho de que no necesita tierras de cultivo para cultivarse y que se puede cultivar en cantidades significativamente más altas por pie cuadrado que los cultivos terrestres.

El biorreactor de Hypergiant utiliza la inteligencia artificial en una variedad de formas para optimizar el crecimiento de algas, que luego se pueden cosechar para otros usos. Usando AI, el biorreactor crea el ambiente perfecto para que crezcan las algas, a través del monitoreo continuo, el sistema ajustará la luz, la temperatura, los niveles de pH, la bio-densidad y controlará las entradas de CO a los ciclos de cosecha deseados. El sistema es 400 veces más efectivo para consumir CO2 que los árboles.

Lo que hace este biorreactor entonces es crear salidas de algas en forma de «discos de hockey de carbono», que pueden usarse como combustible, alimentos, productos bioplásticos y más. 

Hypergiant

Si bien Hypergiant planea comercializar el biorreactor y vender instalaciones a clientes interesados, también tiene planes de externalizar el diseño y lanzarlo a la comunidad de fabricantes.

Un problema tan grande como el cambio climático requiere un esfuerzo concertado y global en múltiples frentes. Decidimos utilizar la tecnología de biorreactor de algas de código abierto para acelerar su innovación y escala.

Para que las algas se cuenten como un verdadero sumidero y reducción de carbono, se debe convertir en productos que lo mantendrán secuestrado a largo plazo en lugar de volver a respirar a la atmósfera, como alimentos y combustible.

Hypergiant

Según Kevin Bayuk, investigador principal de Project Drawdown, algunas posibilidades interesantes también incluyen impactos de reemplazo versus reducción real.

“Es emocionante notar que el biodiesel derivado de algas se puede usar como un reemplazo para los combustibles fósiles como el diesel que tienen una huella de carbono mucho mayor”, dijo a Forbes.

Hypergiant está comprometido a construir un mundo mejor a través de la innovación y cree que la innovación será impulsada por el humanitarismo.

Puede interesarte