Por Catalina Yob
27 abril, 2017

El hecho fue alertado por sus abuelos quienes estaban a cargo del niño.

Un inesperado e inédito hecho ha conmocionado a la localidad de San Rafael, en México, luego de que el Diario Yucatán informara que un niño de tan sólo ocho años había fallecido tras sufrir un infarto, luego de ser perseguido por uno de los gallos que se encuentran en la casa de sus abuelos, lugar en donde pasaba parte de sus vacaciones. Según consignó el medio mexicano, el menor se encontraba hace más de 15 días en el recinto, como solía hacerlo cuando llegaba el período de descanso escolar.

El hecho ocurrió un domingo en la mañana mientras el niño recorría el lugar, sin supervisión de un adulto. Luego de jugar por un par de minutos en la parte trasera del hogar, el niño se encontró con el ave, el cual tras verse amenazada lo persiguió por cerca de 20 metros hasta que divisó a la abuela del niño, quien lo espantó de forma inmediata. 

AP

Sin embargo, lo que parecía ser un gracioso hecho, terminó con el fallecimiento del niño, quien se desmayó en el segundo en que logró reencontrarse con su abuela en el otro extremo del terreno, ubicado en la colonia de San Rafael, en Yucatán. Al no estar habituado a este tipo de animales, el niño de 8 años creyó que éste lo atacaría, lo que provocó que corriera a gran velocidad hasta encontrarse con un adulto. 

Tras ver a su nieto desmayarse justo frente a sus ojos, ella y otros familiares lo trasladaron a la clínica en el municipio de Hunucmá, ubicada a más de 10 kilómetros del domicilio, lo que provocó que el niño llegara muerto al recinto hospitalario. Según su abuelo y el equipo médico, el infante padecía de un problema congénito en el corazón, lo que propició el inesperado y fatal infarto. 

AP

Tras el hecho, muchos culparon a sus abuelos por el incidente, ya que a su corta edad debía haber estado bajo supervisión adulta. ¿Qué opinión te merece este lamentable caso?

Puede interesarte