Por Fernanda Peña
8 mayo, 2017

Así luce en uniforme de trabajo, pero los domingos (y en las vacaciones) se luce en diminutos bikinis.

Se llama Mari Ag, tiene 30 años y su historia parece haber inspirado el guión de la película Zootopia: la pequeña conejita que siempre soñó con ayudar eficazmente a combatir el crimen en la ciudad… Pero lejos de ser una pequeña conejita, Mari Ag se ha convertido en la policía sexy de Río de Janeiro, que a menudo alterna su agitada jornada laboral con breves escapadas a la playa. Su cuenta de Instagram se enfoca en lo segundo, y sus miles de seguidores lo agradecen.

Jam Press

Brasil es un país que reporta casi 60.000 asesinatos al año y cuenta con 21 de las 50 ciudades más peligrosas del mundo. La delincuencia llama a la puerta casi a cualquier hora del día, y el trabajo de Mari Ag es tan peligroso, que la semana pasada dos de sus compañeros oficiales murieron abatidos mientras patrullaban…

Sin embargo, lejos de sentirse aterrorizada, ella está orgullosa de su labor…

Jam Press

«El lugar donde trabajo tiene la peor criminalidad en la ciudad, por lo que luchamos contra las bandas fuertemente armadas que roban, matan, violan y aterrorizan a la comunidad ya los usuarios de la carretera federal».

-Mari Ag.-

Pero no sólo hablemos del duro trabajo de Mari, hablemos los más de 13.000 seguidores que ha adquirido en Instagram recientemente… Después de todo, la gastronomía y los cuerpos sensuales también son algo que se valora mucho en el país suramericano.

Los que la siguen, a menudo se encuentran con publicaciones como esta, en las que la rubia hace alarde su bien tonificado cuerpo…

Jam Press
Jam Press
Jam Press

Cuando Mari Ag no está en medio de tiroteos contra pandillas, practicando medidas de combate o afinando la puntería de sus tiros…

Jam Press

…Está disfrutando en la playa y fotografiando esos momentos…

Jam Press
Jam Press

Y bueno, ella misma lo dice:

«En Brasil, estamos todos locos por los bikinis».

Desde ya, hay quienes la coronan como la oficial más sexy de todo Brasil. Y nosotros todavía nos quejamos de que nuestra jornada laboral no nos deja espacio para ejercitarnos.

Puede interesarte