Por Vicente Quijada
5 julio, 2018

Para más remate, no es la primera vez que lo hace.

Cuando el partido expiraba y la esperanza colombiana ya esfumaba, llegó Yerry Mina con un soberbio cabezazo y puso el 1-1, alargando el encuentro. En Colombia no hubo lugar donde no se gritara el gol del central, pero en Girona, Santander, una anciana llevó la celebración demasiado lejos. 

Mientras todos en la calle celebraban con entusiasmo, la octogenaria salió junto a su hijo -quien la filmaba- y lanzó un par de disparos al aire, para así festejar el tanto de los cafeteros. Menuda forma, ¿no?

Hh arbitro malpario

Posted by Jose Luis Angarita Jacome on Tuesday, July 3, 2018

“Ahí, mamá, donde todo mundo la vea”, se escucha que la motiva el camarógrafo, justo antes de que la anciana diera rienda suelta a sus instintos y disparara. “Dele mamá, hágale, mamá”, le insiste, para luego terminar con un apropiado “¡hijo’e puta Colombia!”.

Lo llamativo está en que, además de dicha celebración, la mujer había realizado lo mismo para otros eventos, como la elección de Iván Duque como presidente de Colombia, o el gol de los sudamericanos -precisamente de Mina- ante Polonia. La costumbre de la abuela generó una ola de críticas en las redes sociales, pero un medio local logró destapar lo que en realidad sucedía.

Ganamos hp

Posted by Jose Luis Angarita Jacome on Sunday, June 17, 2018

“Le gustan las armas, pero así de fogueo, no nada serio ni para dañar a las personas”, comentó Doris Franco, una familiar de la señora, quien se rehusó a hablar con los periodistas. Entonces, a pesar de la apariencia real del arma y sus disparos, se trataba solamente de una pistola de salvas. Por suerte.

Aún así, según informó la Policía local, la mujer podría ser sancionada por perturbar la tranquilidad del vecindario, pero nada más allá de eso. Más les vale.

José Luis Angarita Jacome

Con Colombia fuera del Mundial tras su eliminación en octavos, la abuela deberá esperar hasta la Copa América 2019 -o algún otro triunfo deportivo de los cafeteros- para volver a desenfundar su arma. ¡Con cuidado, señora!

Puede interesarte