Por Alejandro Basulto
3 agosto, 2020

Construir casas sin tener que destruir bosques, ¿una maravilla, cierto?

Japón es un país con una de las culturas más milenarias e integrantes que hay en la mundo. Este país asiático nunca nos ha dejado de sorprender con su historia, tradiciones y costumbres, que han sido motivo de pinturas, libros y películas a lo largo del planeta.

@wrathofgnon / Twitter

También sus productos contemporáneos no se quedan atrás, convirtiéndose en una nación exportadora de su cultura en diferentes formatos. Destacándose entre ellos, sus centenarias técnicas en el plantado de diferentes árboles y arbustos, procesos en los que se logra ahorrar espacio y hasta cuidar bosques.

@wrathofgnon / Twitter

Debido a que si ya conocíamos los bonsái, la técnica que les permite achicar un bosque a un tamaño tan pequeño que puede hasta estar dentro de una casa. Es momento que ahora todos sepan acerca de los daisugi, una antigua técnica forestal, del siglo XIV, que fue originalmente inventada por la gente de Kitayama y que les permitió resolver el problema de la escasez de territorio plano en la región.

@wrathofgnon / Twitter

“Daisugi es una técnica forestal japonesa donde los cedros especialmente plantados se podan en gran medida (piense en él como bonsai gigante) para producir “brotes” que se vuelven madera completamente uniforme, recta y completamente libre de nudos (…) Los brotes se podan a mano cuidadosamente y con cuidado cada dos años, dejando solo las ramas superiores, lo que les permite crecer en línea recta. La cosecha lleva 20 años y el ‘stock de árboles’ es que pueden crecer hasta cien brotes a la vez (…) una forma de arquitectura sukiya-zukuri muy recta y estilizada era la alta moda, pero simplemente no había suficientes materias primas para construir estas casas para cada noble o samurai que quisiera una. De ahí esta solución inteligente de usar técnicas de bonsai en los árboles”

– explicó el usuario Wrath of Gnon en Twitter.

@wrathofgnon / Twitter

El daisugi a pesar de que se vio disminuido por la rebaja en la demanda de madera durante el siglo XVI, sigue siendo muy popular todavía en la construcción y embellecimiento jardines ornamentales, lo que ha mantenido ocupados a los guardabosques más tradicionalistas. Se peculiaridad es un éxito entre las clases más acomodadas de Japón.

@wrathofgnon / Twitter

A pesar de que muchos daisugi gigantes han sido abandonados, todavía es posible verlos en los bosques alrededor de Kioto, aún vivos y con su peculiar forma, pudiendo estos producir madera durante 200 y 300 años antes de desgatarse. Es posible encontrar daisugi con troncos de hasta más de 15 metros.

@wrathofgnon / Twitter

Sin duda la cultura japonesa tiene mucho que entregar y enseñar al resto del planeta, debido a que con una modernización del sistema daisugi, se podría producir madera sin tener que destruir bosques enteros. De tal manera, que siempre habría este tipo de vegetación aún cuando se recolecte tan necesario recurso.

Puede interesarte