Por Alex Miranda
18 junio, 2018

Los criminales pueden solicitar créditos y acceder a beneficios del Estado en nombre de sus víctimas. Los perjudicados no sabrán que fueron objeto de robo hasta ser mayores.

Más de una vez debes haber escuchado el termino deep web, que viene a ser algo así como las profundidades más escondidas del ya extraño ciberespacio, un rincón del internet donde hay de todo: desde videos o fotos ilegales, hasta datos personales conseguidos de manera ilícita. Dentro de esos datos, parte de los más cotizados son los de menores de edad, cuyas identidades pueden llegar a costar US$300 dólares o incluso más.

Miguel Mendoza es especialista en seguridad informática de ESET Latinoamérica y hoy explica por qué los datos personales pueden llegar a costar tanto dinero: «La información personal identificable de los niños (PII, por sus siglas en inglés de Personally Identifiable Information), entre otros datos, puede incluir números de seguridad social, fecha de nacimiento y el nombre de soltera de la madre, mismos que son vendidos en el mercado negro».

Para llegar al número de cuantos menores han sido afectados por este tipo de delito cibernético, CyLab de Carnegie Mellon realizó un informe en Estados Unidos, que concluyó que el 10,2% de los 4.311 niños analizados en el reporte fueron víctimas de este tipo de delito.  Además, deja claro que el robo de identidad es 51 veces mayor en menores que en adultos.

«La identidad de un niño es como una pizarra en blanco y la probabilidad que se descubra este incidente es baja, ya que el niño no utilizará esos datos por mucho tiempo», dice en el informe.

katemangostar / Freepik

Uno de los datos más buscados en la deep web es el número de seguridad social, que en el norteamericano país es muy valorado, gracias a que sirve para pedir créditos o tarjetas, para recibir beneficios del estado o incluso para conseguir un historial de crédito en blanco. Lo más preocupante es que los menores a los que se les robe esta información -dependiendo de la edad que tengan-, no se darán cuenta del problema hasta ya ser adultos y estar en búsqueda de un trabajo, una beca o un hogar en el que poder vivir.

¿Cómo funciona la deep web?

Primero es lo primero, entrar a la deep web es un trabajo difícil porque alberga contenido que no es apto para todo público, por lo mismo, entrar a ella es ilegal. Para lograr acceder, hay que ocupar navegadores especiales que pueden cambiar aleatoriamente la IP de acceso, haciendo tu punto de acceso casi imposible de rastrear.

«Lo particular de esta red es que por allí no circula la información tal como nosotros estamos acostumbrados a verla. Más bien, transita realizando múltiples saltos al azar, lo que hace imposible su seguimiento. Por eso, nadie puede controlar los contenidos que por allí circulan, lo que permite navegar sin revelar la identidad», dice Pablo Rodríguez Romeo, del Estudio CySI, perito informático forense y especialista en seguridad.

«El mecanismo más utilizado para robar información confidencial es el phishing el cual aplica la ingeniería social para adquirir información que luego será utilizada para fraudes, uso de identidad con diversos fines», añade Rodríguez Romero.

C. Wiki
iStock

Maneras de proteger tu información

Si bien este es un ilícito frecuente en Estados Unidos, nunca es malo estar preparado para enfrentarse a uno. Por lo mismo, te dejamos algunas formas de proteger tu información web.

Comenzaremos por las cosas más obvias, como por ejemplo nunca enviar alguna de tus contraseñas por mail o por mensajería. Tener cuidado con las redes Wi-Fi en las que te conectas, aunque sean públicas, ya que hay muchos riesgos de que la comunicación sea interceptada. Algunos de los datos que se necesitan para este delito cibernético es el de la contraseña, que no solemos cambiar muy a menudo y que –a pesar de la insistencia de varios sitios- la gente no crea en base a «una combinación de letras, símbolos y números».

Además, actualizar periódicamente el sistema operativo hace que el sistema reciba constantemente parches de seguridad, lo que nos podría ahorrar unos cuantos dolores de cabeza.

Puede interesarte