Por Alejandro Basulto
19 noviembre, 2020

Stephen Ellison representante de UK en China, a sus 61 años, no pensó dos veces para lanzarse al río y socorrer a la joven que no sabía nadar. Como premio, los vecinos le regalaron una pintura de la ciudad y ella lo invitó a comer.

No importa el lugar, ni la ocasión, porque siempre podrá aparecer un héroe. Y aunque suene como una frase cliché, de un cuento o de un filme de superhéroes, es así. Y bien puede atestiguar aquello el cónsul general británico en Chongqing (China), Stephen Ellison, quien con sus 61 años de edad se transformó en el salvador de una estudiante china. Todo partió cuando caminaba tranquilamente en las orillas de un río en la cercana ciudad de Zhongshan, calma que cambió bruscamente al momento en que escuchó a una mujer gritar.

@ukinchina / Twitter

Una estudiante se había caído al río y era evidente que estaba en problemas, porque se podía observar que no sabía nadar. Era poco el tiempo que tenía para actuar, así que rápidamente, antes que cualquier otra persona de los que estaban presentes, Stephen se sacó los zapatos y se lanzó al agua. Enseguida la pudo sostener, hasta que uno de los espectadores arrojó un flotador al río. Con esfuerzo este cónsul logra llevarla hasta el cinturón salvavidas, mientras son arrastrados por una cuerda tirada por la gente hacía la orilla del río.

“Cuando la alcancé y le di la vuelta, ella no respiraba, estaba inconsciente y yo realmente temía lo peor (…) Estoy seguro de que habrían otros en el río muy pronto… Creo que fui el más rápido en quitarme los zapatos, eso es todo (…) Estoy feliz de que haya sido un gran final para todos los involucrados”

– dijo Stephen Ellison a la BBC

@ukinchina / Twitter

Posteriormente se supo que la joven era una estudiante de Wuhan que asiste a la Universidad de Chongqinq, y que tras el impacto de su caída y por casi ahogarse, se está recuperando lentamente. Mientras que los presentes en el momento de su rescate, le dieron ropa seca, café y comida a su héroe, Stephen, antes de llevarlo a su casa.

Por último, no puede decirse que el heroísmo de Stephen Ellison no tuvo premio ni reconocimiento. Porque además de ser destacado por el secretario de Relaciones Exteriores de su país, por diferentes medios chinos y por sobre todo por los internautas locales. Este cónsul recibió una pintura de 6 metros de la ciudad de Zhongshan y la estudiante que salvó lo invitó a comer a su casa, invitación que él encantadamente aceptó.

Puede interesarte