“Aquí (en Mauritania) tenemos un refrán: cuanto más ensanche y crezca una mujer sobre la alfombra, más lo hará en el corazón del hombre”, dice una mujer que sufrió el maltrato de niña. Así, una chica de 8 años llegó a pesar 140 kilos y era el orgullo de su familia.

Para optar al título de “la esposa perfecta” en Mauritania, las mujeres sufren una horrible pesadilla que termina por transformar su cuerpo en exceso de grasa. Resulta que de acuerdo con las creencias culturales del lugar, el sobrepeso sería un fiel indicador de buena salud y fertilidad.

Sin embargo, muchas veces las dietas a las que son sometidas desde niñas terminan por provocar efectos negativos en el organismo, tales como diabetes, hipertensión y otras afecciones cardíacas crónicas a causa de la obesidad.

Esta práctica se conoce como “Leblouh” y bien la conoce Soudaou Isselmou, una mujer que apenas cumplió los 7 años, tuvo que dejar de lado su infancia y los juegos con otros niños para comenzar un estricto plan de engordamiento, pues según le decían sus padres “sólo así encontraría marido”.

Youtube @Thien Vy

Comenzó a comer dos cubos de gachas y de cuscús todos los días, además de una oveja entera con aceite y mantequilla preparada por su madre. 

“Tenía que comérmela en una semana, y para que digiriera rápido y volviera a tener apetito debía tomar un brebaje especial con agua, leche y azúcar”, recordó la mujer, quien además aseguró que odiaba ese plan de alimentación, tanto, que escondía los alimentos al interior de la túnica que solía usar -llamada “abaya”- para después tirarlos a la basura cuando sus padres no la estuvieran vigilando.

Youtube @Thien Vy

Puede interesarte