Por Catalina Yob
4 mayo, 2017

ADVERTENCIA: Las siguientes imágenes pueden herir la sensibilidad de algunas personas.

Un par de horas fueron suficientes para que Sophie Akis de 22 años se diera cuenta que había cometido uno de los peores errores en su vida. Durante sus vacaciones familiares en la localidad de Agadir, en Marruecos esta joven decidió hacerse un tatuaje temporal de henna en una de las calles en donde decenas de personas aguardan horas y horas a sus posibles clientes, pero lo que comenzó como una bella imagen temporal en su mano, terminó por convertirse en severas ampollas y heridas sobre su piel. 

Menos de 2 dólares pagó por el tatuaje elaborada con henna, material que había sido probado 24 horas antes sobre su piel para evitar cualquier reacción alérgica. Debido a que su piel reaccionó de manera positiva ante la tinta, Akis decidió llevar a cabo el tan anhelado cambio temporal de imagen.  

BPM Media
BPM Media

Al llegar al hotel junto a su madre, la joven de 22 años, proveniente de Turquía, comenzó a sentir una leve picazón en el área en donde había sido aplicada la tinta. Al cabo de un par de horas, ampollas de gran magnitud comenzaron a emerger desde su piel, borrando consigo el tatuaje. 

«Esperamos 24 horas para asegurarnos que su piel reaccionaría bien. Cuando estuvimos completamente seguras Sophie se lo hizo en sus manos, pero en cuestión de horas supimos que estaba en un lío. Sus manos estaban hinchadas y llenas de ampollas. Debido a que al día siguiente volábamos de regreso a caso, acudimos a la farmacia en donde le vendaron las manos y le pusieron un poco de crema para que pudiera viajar tranquila».

 

BPM Media
BPM Media

Al momento de aterrizar en Turquía, sus padres la llevaron directamente al hospital, en donde personal médico de turno aseguró que se trataba de una severa reacción alérgica. Sobre la piel afectada aplicaron una solución de yodo para frenar la bacteria que yacía sobre sus manos y una crema de cortisona para aliviar el dolor y la picazón. Pero a pesar de los tratamientos aplicados, su madre Wendy manifestó que los dolores no parecían cesar.

«Ella todavía siente mucho dolor. Me siento realmente mal por ella, los médicos dijeron que con suerte y si cuida sus manos, las ampollas no dejarán cicatrices».

BPM Media

Las perturbadoras imágenes fueron publicadas por la madre, quien busca generar consciencia sobre los efectos que puede provocar la tinta en algunos tipos de pieles. 

Puede interesarte