Por Constanza Suárez
9 marzo, 2018

Vivía en un tren abandonado y ahora tiene una nueva familia.

A medida que la nieve caía en gran parte de su ciudad, Natalie Hawkins le dijo a su hijo que no podía imaginarse sin hogar durante esas condiciones adversas.

Su hijo de 15 años, Jack, luego mencionó que conocía a Keiran Kilday, un compañero que estaba durmiendo en un vagón de tren abandonado. En ese momento Natalie decidió inmediatamente darle la bienvenida a su casa al joven.

Después de que la familia del Sr. Kilday se mudó, el chico se encontró sin hogar, y había estado viviendo en una tienda de campaña y más tarde en un vagón de tren que solía transportar ganado, durante unos 10 meses.

Media Wales

«Estaba consciente de lo nervioso que estaba. Se veía gris, frío, completamente dentro de sí mismo. Y le dije a mi hermana que como madre no podía dejar ir al chico. Se veía como un buen muchacho”, confesó Natalie.

“Al principio tuve esos juicios, como usted sabe, él va a estar drogado, va a ser un alcohólico, todos esos estereotipos horribles. Pero él no era así. Sabía que él no era así. Lo sabía”, agregó.

Así que decidió que se quedara con ellos:

Media Wales

Desde que recibió a Killy, de 24 años, Natalie y sus amigas crearon una página de crowdfunding y un grupo de Facebook para publicar actualizaciones sobre la situación del joven, además han donado ropa, comida y una persona incluso envió y pagó una comida china para llevar a la casa de la Sra. Hawkins.

Media Wales

Puede interesarte