Por Andrés Cortés
11 julio, 2017

¿¡Quién esperaría esto de unos oficiales!?

Cuando el sol se planta sobre el cielo despejado, el calor nos invade y sofoca deseando que desciendan las temperaturas y que, por favor, un balde de agua caiga sobre nuestras cabezas. Las piscinas hogareñas son la solución perfecta para soportar el calor solo hasta que una vecina molesta llame a la policía para detener tu diversión. Pero de seguro no esperaba esto.

El incidente ocurrió en Carolina del Norte en donde una familia estaba festejando la independencia de Estados Unidos armó una especie de tobogán en el patio de su hogar.

No obstante, una de sus vecinas llamó al 911 reportando “molestos ruidos” e incluso que se encontraban bloqueando el tránsito.

Imagen Referencial – Visual Hunt

A los minutos los agentes llegaron al sitio del suceso y examinaron el reporte. Sin embargo, no consideraron que los niños jugando en el agua constituyeran un “ruido molesto” como para arruinar su fiesta. Mucho menos que bloquearan el tránsito.

El calor aquel día era tan fuerte que, debido a que ya se encontraban en el lugar, no hallaron mejor opción que disfrutar del tobogán con los infantes.

Para la fortuna de todos los niños, los dos oficiales que fueron a revisar la denuncia tenían tanto calor como ellos y por supuesto, una gran simpatía al dejar sus pistolas y cinturones y unirse a la húmeda fiesta. Los policías están para resguardar la seguridad de los ciudadanos, pero también para divertirse junto a ellos.

Te puede interesar