Por Constanza Suárez
8 septiembre, 2020

Dalila Peñaranda Fairuth y Carmen Pérez les pidieron a sus vecinos que bajaran la música y ellos las atacaron con puños y patadas.

El pasado 5 de septiembre la pediatra Dalila Peñaranda Fairuth y su asesora del hogar Carmen Pérez, fueron golpeadas por varios hombres en el edificio del barrio Villa Santos, al norte de Barranquilla, en Colombia, tras pedirles al grupo, que eran sus vecinos, que bajaran el volumen de la música, según consignó El Espectador. Recibieron puños y patadas. 

Tras las denuncias ante la Dirección de Investigación Criminal que presentó Peñaranda por la golpiza de la que fue víctima junto a Pérez, el dueño del apartamento en donde viven Martin Parra y Fanny Franco, los organizadores de la fiesta, les notificó la finalización del contrato de arriendo.

La médica denunció por lesiones personales a Jalim Rebaje y Assad Baraque, dos de los 25 invitados a la fiesta, y a los inquilinos Martín Parra y Fanny Franco, organizadores de la reunión, informó Blu Radio

Además de la querella, los 148 residentes del condominio La Ría, ubicado en el barrio Villa Santos, en el norte de Barranquilla enviaron un comunicado de prensa donde informaron su rechazo a la agresión hacia sus vecinas.

Twitter @evelyndeibem

“Respaldamos plenamente y acompañamos de manera solidaria a nuestra vecinas Dalila Peñaranda y la señora Carmen, quienes han sido víctimas de personas que las han agredido y vulnerado en su propio domicilio. Expresamos nuestro rechazo a todo tipo de violencia y mucho más en contra de la violencia basada en género. Asimismo, esperamos su pronta recuperación”, comentaron en el comunicado.

La brutal agresión a la doctora Peñaranda, de 38 años, y a su asesora del hogar, de 57, ha generado repudio en Colombia y la comunidad mundial. Incluso el alcalde de la ciudad, Jaime Pumarejo,se manifestó y pidió un fiscal especial para este caso. 

Twitter @evelyndeibem

El secretario de Gobierno del Distrito, Clemente Fajardo, informó que se le impuso un comparendo a la administración del edificio por permitir la fiesta, en la que se violaron todos los protocolos de bioseguridad.

Puede interesarte