Por Alejandro Basulto
6 junio, 2019

La presentadora mexicana siempre pensó que su abuela era su madre. Al llegar a la adolescencia se enteró de la verdad.

En la televisión mexicana hay rostros que han sabido ganarse el cariño de la gente. Una de ellas es Ana María Canseco, quien trabajó en el popular programa “Despierta América”, además de tener una destacada trayectoria en el mundo de la televisión, siendo así unas las figuras públicas que muchas personas vieron mientras crecían.

Ana Maria Canseco

Y hablando de crecer, su niñez no fue tan linda como ella de verdad pensaba. Debido a que todo lo que vivió fue un engaño. Ya que en una entrevista relató que quien para ella era su querida hermana mayor, realmente era su madre biológica, y que quien la cuidó como su madre, era su abuela.

Todo lo descubrió cuando falleció su abuela, o más bien dicho, su supuesta madre. Lloró como nunca, ya que además del cariño que le tenía a su «madre», no tenía a nadie más, debido a que su padre nunca se hizo cargo de ella. Y ante aquella situación, su bisabuela decidió contarle la verdad, “ya no llores, es tu abuela, no tu mamá”.

Ana Maria Canseco

Lo que más que ser un remedio para la enfermedad, la terminó agudizando. Debido a que fue desde ese momento en que la vida y el mundo de Ana María se vino a bajo. Ahí descubrió que su supuesta mamá era de verdad su abuela y que su supuesta hermana, era en realidad su madre.

“En ese momento el mundo se me vino abajo. Había sido un secreto como una novela… Nos dimos cuenta de que ella me quería mucho, que las dos éramos buenas personas, que teníamos que estar orgullosas la una de la otra, comprendernos y saber que cada uno asume de manera distinta las situaciones que les toca enfrentar”

– contó en la televisión, Ana María.

Ana Maria Canseco

Finalmente lo que para ella fue motivo de llanto, terminó siendo algo que podía contar feliz.

“Ahora lo veo, fui doblemente bendecida, porque no nada más tengo a mis tíos, que son mis hermanos, sino que también tengo a mis hermanos, entonces tengo lo mejor de los dos mundos”

– relató también en la televisión, Ana María.

Ana Maria Canseco

Estos hechos se repiten y muchas veces conllevan un gran daño en los hijos, debido a que crecieron engañados, por lo que pierden la confianza en ellos y en el resto, lo que hace que su sano desarrollo se afecte. Pero para suerte de Ana María, ella logró comprender la intención de su mamá y abuela, por lo que las perdonó y pudo salir adelante en su vida.

Puede interesarte