Por Alvaro Valenzuela
14 enero, 2016

Muy pronto podría ser tragada por la arena…

La ciudad desértica de Chinguett está hundiéndose cada vez más bajo las arenas del Sahara. Es el último lugar en el mundo en que se puede esperar encontrar una biblioteca. Sin embargo, esta medina casi en ruinas situada en Mauritania, un país de África occidental, es hogar de alrededor de 6.000 libros y manuscritos muy antiguos y valiosos. Algunos de ellos poseen los textos del Corán más antiguos que existen y que datan del siglo noveno.

2BDDCAE200000578-3218000-image-a-19_1441095972006
Michal Huniewicz

Alguna vez esta ciudad fue el centro del comercio próspero y bullicioso de las rutas comerciales de muchas caravanas que recorrían el Sahara. Mercaderes de toda Europa, el norte de África y el Levante paraban Chinguetti antes de pasar a la África subsahariana. Allí, se codeaban con los poetas, médicos, abogados y científicos que buscaban sabiduría en esta ‘Ciudad de las Bibliotecas».

El fotógrafo Michal Huniewicz viajó a este oasis de conocimiento, ciudad que ahora alberga apenas 4.000 personas- y oyó nada más que silencio. Luego se encargó de describir su experiencia para el diario Mail Online. Aquí te mostramos parte de su trabajo adaptado al español.

«Los poetas, eruditos y comerciantes se han ido, pero los guardianes de la biblioteca se mantienen para proteger los frágiles textos de la intemperie desértica. Su pasado cultural se consideró tan importante que la UNESCO le concedió estatus de Patrimonio de la Humanidad en el año 2000. Algunos expertos creen que sin ayuda, las arenas enterrarán esta ciudad y sus reliquias».

Michal Huniewicz
Michal Huniewicz

La ciudad otrora próspera ha quedado en silencio, pero sus bibliotecarios siguen vigilando estos tesoros culturales que han resistido la prueba del tiempo en Chinguetti

2BDDCAC200000578-3218000-image-m-11_1441095930749
Michal Huniewicz

Este tesoro de Mauritania está situado a 523 kilómetros de distancia de su capital Nouakchott. Se le concedió la condición de Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO en el año 2000.

2BDEDDDD00000578-3218000-image-a-48_1441099265900
Mail Online

Esta biblioteca posee textos muy valiosos para la cultura islámica. Son algunos de los textos más antiguos del Corán que existen en todo el planeta.

Michal Huniewicz
Michal Huniewicz

«Los estados saharianos están unidos por el Islam, se benefician una lengua común, el árabe y estan todos recién abriéndose a los que es la globalización occidental. Alguna vez, de oasis en oasis, enormes caravanas viajaban grandes distancias desde Marrakech y Fez a Tombuctú.  Transportaban oro, esclavos, sal y especias. Emergerían muchos pueblos de este abundante comercio…»

2BDDCAD400000578-3218000-image-a-32_1441096055560
Michal Huniewicz

«A pesar de ser quemados por el sol, azotados por el viento, y estrangulados por la arena, algunos de esos pueblos -como Chinguetti- se convertirían en centros de enseñanza y atrajeron a aquellos que buscaban el conocimiento del Magreb y más allá. Incluso el legendario Ibn Battuta estuvo en este lugar antes de partir para China».

Michal Huniewicz
Michal Huniewicz
2BDDCAB900000578-3218000-image-a-13_1441095945988
Michal Huniewicz

«Eso duró por siglos, pero no para siempre. El Sahara volvió a estar casi vacío y silencioso. Pero aunque ya no hay grandes caravanas, y los países de la región ya no se destacan en los ámbitos del conocimiento, pequeñas joyas de la época siguen siendo las huellas de lo que solía ser. Una de esas huellas es la ciudad del desierto de Chinguetti en Mauritania, protegida por montañas escarpadas en un lado, mesetas de oro pálido por el otro. Es un lugar poco visible en medio del desierto. Parece ser un espejismo en el horizonte».

2BDDCAF400000578-3218000-image-a-29_1441096049652
Michal Huniewicz

Los comerciantes medievales, poetas, médicos, abogados y científicos que viajaron a Chinguetti durante siglos han desaparecido poco a poco pero los guardianes de sus pocas bibliotecas restantes todavía no abandonan sus puestos.

Michal Huniewicz
Michal Huniewicz

El alminar de la Mezquita Ouadane, construida en el siglo 13 o 14 AC se cree que es uno de los más antiguos del mundo musulmán.

Michal Huniewicz
Michal Huniewicz

Esto describe el fotógrafo del lugar y de sus bibliotecas:

Una de las polvorientas bibliotecas antiguas de este gran centro de erudición islámica está custodiado por su bibliotecario… Nos mostró cuidadosamente volúmenes antiguos, encuadernados en cuero, libros elegantes, folletos y vitelas. El leve olor a papel o pergaminos muy antiguos estaba en el aire cuando sus manos enguantadas nos mostraron notas anotadas en tinta roja en los lados de uno de los libros e informes de caravanas ricas que vinieron a la ciudad, con decenas de miles de camellos todos los días.

-Michal Huniewicz-

Hace siglos, personas de todo el mundo islámico viajaban a ésta y otras bibliotecas de Chinguetti para aprender de forma gratuita. Porque ser propietario de una biblioteca era un símbolo de alto estatus y no una fuente de ingresos.

2BDDCAAC00000578-3218000-image-a-17_1441095961955

«Todo lo que teníamos que hacer era cerrar los ojos y luego oiríamos las bulliciosas calles afuera, los gritos de la gente, los gruñidos de los camellos, la risa de los niños, así como las conversaciones de los sabios y los lamentos del muecín desde lejos. Pero luego abríamos los ojos y escuchamos nada más que silencio«.

Michal Huniewicz
Michal Huniewicz
2BDDCA7A00000578-3218000-image-a-45_1441098979933
Michal Huniewicz

«Los días de gloria son ahora cosa del pasado, y casi nadie visita las bibliotecas. A medida que el bibliotecario nos miró sonriendo, me di cuenta de esa dignidad propia de él e inmediatamente me gustó. Creo que nosotros a él también le gustamos, estaba orgulloso y feliz de compartir su tesoro con nosotros. Había algo triste y nostálgico en él, así, como si él no supiera que nadie iba a venir a su biblioteca… como si no se diera cuenta o no le habían dicho que el mundo había cambiado, y no había vuelta atrás. Y nosotros no lo decimos tampoco. Nos dimos la mano, se despidió, cerró la puerta y  lo dejamos junto a su humilde destino en su biblioteca vieja y polvorienta perdido en algún lugar del desierto entre la arena y las estrellas, sonriente y contenido».

¿Qué te pareció el reportaje de Michal Huniewicz? Si te gusto su trabajo también puedes visitar su página de Facebook.

Puede interesarte